El banco Golden Sachs redujo su pronóstico de crecimiento para México desde una caída de 1.6 por ciento a una contracción más pronunciada de 4.3 por ciento para este año, esto en consecuencia al plan de apoyo a la economía dado a conocer por el gobierno federal el domingo pasado.

En un análisis sectorial para América Latina, el área de análisis del banco dirigida por Alberto Ramos, señaló que el gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador sigue enfocado sus esfuerzos para los más vulnerables y, por el contrario, sigue ideológicamente no predispuesto a comprometer recursos fiscales significativos para ayudar a las empresas del sector privado.

“A pesar de que el contexto macro se deteriora rápidamente, la administración de AMLO sigue siendo reacia a validar un paquete de estímulo fiscal significativo, a pesar de beneficiarse manifiestamente de un mayor espacio de política fiscal que muchos de sus grandes pares de mercados emergentes”, aseveró.

Agregó que en la evaluación del banco al Presupuesto para 2020, este aún basa supuestos optimistas subyacentes que serán difíciles de ejecutar, ya que podría ocasionar que el balance fiscal primario del sector público se deteriore un rango de 2 y 3.5 por ciento del PIB en 2020. El banco también consideró que con el plan actual las autoridades agotarán los ahorros restantes del fondo de estabilización.

“Finalmente, destacamos que una combinación de crecimiento débil, deterioro del saldo fiscal, aumento de pasivos cuasifiscales, deterioro el sentimiento empresarial y la débil credibilidad de la política probablemente conducirán a una calificación crediticia a corto plazo rebajas”.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta