El entrenamiento y la actividad física son fundamentales en el desarrollo y bienestar de los perros, ya que un animal de compañía que no recibe un adiestramiento básico puede encontrarse en situaciones que no entiende y podría recibir regaños.

Además, la falta de ejercicio puede desencadenar en los cachorros problemas de salud, conductas extremas como hiperactividad o aburrimiento.

De acuerdo a cada raza, es importante considerar sus necesidades de ejercicio; una familia responsable ejercita a su mascota conforme a sus necesidades.

No obstante, debido a la emergencia sanitaria que se está viviendo en el país, provocada por el coronavirus (Covid-19), ha ocasionado que las personas se queden en casa y mantengan aislamiento social, la mayoría evita sacar a sus mascotas, lo que podría causar “aburrimiento canino, lo cual, si no se atiende, puede desencadenar en ansiedad e incluso depresión”, advierte Rita Domínguez, Médico Veterinario Zootecnista.

El Dato

Según el libro Being a Dog: Following the Dog into a World of Smell, de Alexandra Horowitz, los perros son capaces de desarrollar habilidades olfativas gracias a que tienen 220 millones de receptores olfativos (nervios que llevan la información recibida por el epitelio nasal hasta el cerebro) lo que les permite percibir olores entre 10 mil y 100 mil veces mejor que los seres humanos.

Para revertir esta situación, la asesora técnica en comunicación científica para Eukanuba, aconseja estimular las habilidades olfativas de tu perro, a través de cuatro sencillos ejercicios a lo largo de cinco semanas:

Define el objeto. Ya sea una gorra, una prenda de vestir, un bolso o mochila, imprégnalo con tu olor y deja que tu mascota juegue con él (siempre con supervisión) para que se familiarice y lo reconozca de manera visual.

Escóndelo. Utiliza tiras de papel de baño, periódico o cualquier otro objeto ligero que no represente un peligro. Una vez que lo encuentre, prémialo con un bocadillo seco que contenga vitaminas, aceite de pescado, ácido fólico y minerales.

 

Oculta objetos similares. Usa accesorios de personas diferentes con distancias considerables. Cuando encuentre la tuya, prémialo. En este punto asociará mejor tu aroma con el premio.

Colócalos a menor distancia. Selecciona tres objetos similares en un mismo escenario (sala, recámara o patio). Con este juego, tu perro habrá desarrollado mejor su discriminación olfativa y le será mucho más sencillo encontrar el objeto.

La veterinaria recomienda hacer los ejercicios tres veces por semana con un máximo de cinco minutos cada uno para evitar un comportamiento obsesivo, pero “si notas que los síntomas de aburrimiento no disminuyen, utiliza otro tipo de juegos que le permitan gastar su energía”, puntualiza.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta