El grupo parlamentario del PAN en la Cámara de Diputados llamó al gobierno federal a replantear su estrategia de crecimiento y definir una política económica para enfrentar la pandemia del coronavirus covid-19 y establecer las bases de la recuperación, pues, dijo, “no hay más tiempo para improvisaciones, ocurrencias o caprichos irrealizables”.

A unas horas de que el presidente Andrés Manuel López Obrador dé a conocer su plan para mitigar los efectos económicos de la emergencia sanitaria, el coordinador de la bancada panista, Juan Carlos Romero Hicks, instó al Ejecutivo a trazar una ruta para salvar a México y no a un proyecto político.

“Que quede claro, esta crisis de coronavirus no ha venido como anillo al dedo y sí debemos impedir que se convierta en soga al cuello”, puntualizó el legislador.

Sostuvo, además, que la gravedad de la situación descarta la vieja ecuación de ganadores y perdedores.

“Aquí el país perderá al final por falta de un liderazgo personal e institucional y por la falta de generosidad”, advirtió.

Romero Hicks señaló que el reto es salvar a la economía formal e informal, inyectar recursos no condicionados para atender la pobreza y evitar la muerte de las micro, pequeñas y medianas empresas, de las cuales viven la mayoría de los mexicanos.

Reafirmó en ese contexto las propuestas de Acción Nacional para enfrentar la crisis generada por el covid-19.

Propuestas del PAN

Apoyo a las micro, pequeñas y mediana empresas, a través de créditos y financiamientos pagaderos a dos años, con el compromiso de no realizar despidos.
Paquete de ayuda e incentivos fiscales para aumentar la liquidez, evitar pérdida de empleos y reactivar la economía.

Subsidio temporal para el pago de las cuotas obrero-patronales del IMSS y el Infonavit.

Seguro emergente de desempleo a quienes pierden su fuente de ingreso por la pandemia.

Suspensión por tres meses del pago de agua y luz, así como garantizar el abasto de alimentos básicos.

Suspensión de los proyectos de Santa Lucía, Dos Bocas y el Tren Maya.

Prórroga del pago de ISR en los sectores más dañados como el turístico, el aeronáutico, el de logística y el de transporte.

Reasignación presupuestal al Sector Salud.

Estímulos al gasto de inversión pública y privada en infraestructura productiva y social, construcción y vivienda.

Manejo profesional de Pemex para detener la sangría financiera.

Por su parte, Marko Cortés, dirigente nacional del PAN, sostuvo que ante la crisis económica el gobierno federal no debería tratar de “descubrir el hilo negro y calificó de inaceptable “que jueguen con la vida y el trabajo de las personas”.

Consideró que además de salvar vidas humanas durante la pandemia, el gobierno federal debe asegurar la sobrevivencia de las micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MiPymes), con el fin de proteger el empleo y el ingreso familiar de las 35.9 millones de personas que laboran en ellas, porque de lo contrario, el aumento del desempleo y la pobreza será inevitable.

“El riesgo de perder el trabajo está latente en muchos hogares del país. Este es el momento de apoyar a las micro, pequeñas y medianas empresas para que nadie pierda su trabajo. El gobierno debe darles créditos sin intereses, que les dé liquidez y les permita mantener su plantilla laboral. Además, tiene que otorgar un seguro emergente de desempleo en los meses de abril a septiembre, para quienes lamentablemente ya perdieron su trabajo en esta contingencia”.

Cortés Mendoza planteó que para financiar estos apoyos de protección de los empleos, es fundamental cancelar o posponer obras que van iniciando y no son prioritarias en este momento, como el Aeropuerto de Santa Lucía, la refinería de Dos Bocas y el Tren Maya.

“Exigimos al gobierno un Plan Integral para evitar el cierre de cortinas y quiebra de una buena parte de las más de 4.1 millones de MiPymes que dan trabajo a 7 de cada 10 mexicanos (65% de la población formalmente ocupada)”.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta