Luis Méndez/JC Mendrano

Mientras algunas poblaciones de la entidad han cerrado sus fronteras por temor al contagio por COVID-19, en algunas otras comunidades se han llegado a omitir las medidas preventivas poniendo en riesgo a la colectividad.

En Tuxtepec, al menos tres templos de la religión Evangélica mantienen abiertas sus puertas a sus seguidores y realizan sus ritos, de manera normal.

Se constató que en las colonias El Pedregal, Hidalgo y un centro más de predicación en el centro de esta ciudad, siguen operando como si no hubiera riesgo alguno, pues los pastores han hecho  caso omiso al llamado de alerta sanitaria por el coronavirus.

En los centros comerciales también la actividad de concentración masiva es evidente; no se ha respetado la disposición de acudir una sola persona por familia a realizar las compras de artículos básicos.

Por otro lado, en Juchitán, decenas de ciudadanos comenzaron esta mañana a ingresar al panteón Domingo de Ramos, pese a la presencia de la policía municipal y las recomendaciones de no acudir por riesgo de contagio del coronavirus.

En aparatos de sonido se invitó a las personas a acudir al cementerio, pero fueron pocos los que entendieron la medida.

Es costumbre que entre los habitantes de Juchitán, este día y no el 2 de noviembre,  acudan a los panteones para visitar los sepulcros de sus familiares.

 

Compartir

Dejar respuesta