Todos aquellos comercios que han estado operando sin estar involucrados a los sectores salud y de energía, seguridad y servicios de limpieza, deberían estar cerrados desde el pasado 26 de marzo, cuando el Gobierno Federal pidió suspender actividades No Esenciales como prevención por la pandemia del coronavirus (COVID-19).

Sin embargo, en el área metropolitana de Monterrey hay empresas que han desatendido la orden, poniendo en riesgo de contagio a sus trabajadores, sin que puedan atender la cuarentena. Y debido a esto, las autoridades empezarán a inspeccionar y clausurar esos negocios.

«Observamos en la ciudad que muchas empresas y muchos comercios siguen abiertos. La única forma en la que podemos contener el contagio, es que mandemos a todas las personas a sus casas. Si no lo hacemos así, tendremos graves problemas», expresó Roberto Russildi.

En un video difundido por redes sociales, el secretario de Economía y Trabajo de Nuevo León advierte que se apoyarán en la fuerza pública para clausurar comercios incumplidos.

«He instruido a la Dirección de Inspección en el Trabajo, para que todos los inspectores salgan y empiecen a clausurar a las empresas que están operando y que no deberían de hacerlo. Las consecuencias podrían ser graves, en caso de que sea necesario, los inspectores se harán acompañar por la fuerza pública», añade.

Russildi concluye su mensaje diciendo que es obligación de los patrones, cerrar y enviar a los empleados a sus casas, y que deben cumplir con esa orden.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta