El Arzobispo de Antequera-Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos celebró la homilía de Domingo de Ramos en la Capilla del Arzobispado que se ubica en el Carmen Alto, sólo que ésta la realizó a puerta cerrada por las medidas preventivas por el coronavirus.

El prelado sostuvo que en estos días de Semana Santa y cuarentena, se tiene la oportunidad de agradecer y pensar como Jesús, a quien le fue difícil aceptar la voluntad del Padre y lo dijo en su oración en el huerto “que no se haga mi voluntad sino la tuya”.

“Así está costando aceptar este encierro provocado por la pandemia del COVID-19, pero hay que entender que se hace pensando en el bien de todos, por lo que se debe hacer este sacrificio, aunque se tengan deseos de vacacionar en lugar de vivir estos días de recogimiento”, señaló.

Destacó que es más atractivo ir al mar, pero en estos momentos se tiene que sacrificar el paseo, muchas cosas, “vamos a sacrificarnos y que haya un gran motivo, pues también tenemos que aprender a vivir una limpieza de pensamiento, física, libres de pensamientos e intenciones mal sanas”.

Señaló que deben eliminarse “todas esas cosas que impiden tener paz en el alma, para poder expresar que verdaderamente  Dios está acompañando y no me deja solo a nadie, pues toma el rostro del prójimo, y ese es el rostro del Señor.

Compartir

Dejar respuesta