El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró que “esta semana y la próxima serán probablemente las más difíciles para el país”, luego de que la nación ha alcanzado un total de 301 mil 902 contagios por el nuevo coronavirus (COVID-19).

Desafortunadamente, habrá muchas muertes. moveremos cielo y tierra para cuidar a nuestros ciudadanos”. Estados Unidos, Donald Trump

En conferencia de prensa, el presidente estadounidense aseguró que su prioridad es “mantener segura y sana a nuestra gente”, pero también enfatizó que es necesario “abrir nuestro país de nuevo, terminar esta guerra, no debe durar meses y meses”.

El mandatario destacó que “ante los temores de escasez en equipos médicos”, algunos gobernadores han pedido más suministros de los que realmente necesitan, “aunque lo admitirán cuando todo termine”.

En ese sentido, Trump dijo que su administración planea desplegar miles de soldados y personal militar para ayudar a los estados a combatir la pandemia, los cuales se sumarán a los mil militares que ya se encuentran en la ciudad de Nueva de York, que registra un total de 63 mil contagios y mil 867 defunciones.

  • Detalló, además, que para los pacientes positivos para COVID-19 se distribuirá 29 millones de dosis de medicamentos que generalmente se usan para combatir la malaria, hidroxicloroquina en combinación con azitromicina.

Medidas contra el COVID-19

El viernes, el presidente Trump anunció nuevas directrices federales que recomiendan que los estadounidenses utilicen algún tipo de mascarilla cuando estén en público para ayudar a combatir la propagación del nuevo coronavirus. El presidente de inmediato aclaró que él no tenía intención de seguir el consejo porque “opto por no hacerlo”.

  • Las nuevas directrices de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades instan a las personas, sobre todo en las áreas más afectadas, a cubrirse el rostro con camisetas, pañuelos y mascarillas no médicas mientras están al exterior.

 

Esta nota originalmente se publicó en UnoTv

Compartir

Dejar respuesta