Un grupo de 28 figuras notables, entre los cuales incluye a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, líder moral de la izquierda, signaron una carta dirigida al presidente Andrés Manuel López Obrador, indicando que la crisis sanitaria amenaza en primera instancia la salud de todos los mexicanos pero también tiene el poder de afectar negativamente la economía de millones.

Economistas y expertos afirman que la pandemia por el coronavirus está provocando una emergencia nacional y poniendo en riesgo “la viabilidad de cientos de miles de empresas”, lo cual afectaría a trabajadores y sus familias ocasionando una crisis mayor a la de 2008-2009.

La carta, que fue publicada en distintos medios y en redes sociales destaca que “México enfrenta hoy un reto formidable, impuesto por una contingencia que nadie preveía o podía imaginarse hasta hace solo tres meses, pero cuyos efectos están siendo ya terriblemente costosos para millones de seres humanos”.

Además, se asegura que con los indicadores económicos recientes es “indudable” que habrá una fuerte recesión mundial más profunda que la experimentada durante la crisis financiera de 2008-2009. “Prácticamente todos los países del mundo han implementado medidas urgentes para evitar lo que, en ausencia de ellas, podría ser una depresión económica y una agudización de la pobreza no vistas en México en muchas décadas”, advirtieron.

Los 28 firmantes recomiendan la vitalidad de actuar con rapidez y contundencia en los planos sanitarios y económicos. También aseguran que la única manera en la que el Gobierno de México podrá poner en marcha una respuesta “a la altura del reto que enfrentamos” es si se hace un replanteamiento profundo de las metas y parámetros del programa económico 2020 formulado hasta este momento. “Tiempos inéditos requieren medidas inéditas”, afirmaron.

Aseguraron que es indispensable que el presidente de México convoque a los principales actores económicos y sociales “para construir un acuerdo nacional para superar la crisis, y establecer las bases para una nueva etapa de crecimiento y prosperidad”.

Entre el grupo de firmantes, quienes exigen a López Obrador un plan económico emergente ante la crisis por COVID-19, se encuentran líderes de la izquierda, ex funcionarios, académicos, economistas, salinistas, e intelectuales:

Patricia Armendáriz, empresaria y la ex vicepresidenta de la Comisión Nacional Bancaria (CNB); Ángel Calderón, economista y profesor investigador de El Colegio de México; Cuauhtémoc Cárdenas, político de izquierda; José Casar, investigador del Programa Universitario de Estudios del Desarrollo (PUED) de la UNAM; Diego Castañeda, economista; Rolando Cordera, economista y coordinador del PUED de la UNAM; Luis de la Calle, economista y ex subsecretario de Negociaciones Comerciales Internacionales de la Secretaría de Economía de México; Roberto Escalante, Secretario General de la Unión de Universidades de América Latina y el Caribe; Saúl Escobar Toledo, profesor investigador en Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH); Mario Luis Fuentes, ex director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).


Carta abierta al presidente López Obrador publicada en redes sociales el 3 de abril

 

También se encuentran Bernardo González-Aréchiga, rector institucional en la Universidad del Valle de México; Carlos Heredia, economista y académico del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE); Fausto Hernández, director de la División de Economía del CIDE y de El Trimestre Económico del Fondo de Cultura Económica; David Ibarra, economista y ex Secretario de Hacienda y Crédito Público; Clara Jusidman, economista, investigadora, y presidente fundadora de INCIDE Social AC; Santiago Levy, ex subsecretario de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de México; Nora Lustig, co-fundadora y presidente de la Asociación de Economía de América Latina y el Caribe (LACEA).

Otros firmantes son Israel Macías, economista; Juan Carlos Moreno-Brid, ex director adjunto y coordinador del departamento de Investigación de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal); Federico Novelo, economista y profesor de la Universidad Autónoma Metropolitana; Enrique Provencio, economista y presidente del Centro Interdisciplinario de Biodiversidad y Ambiente (CeIBA, A.C.); Norma Samaniego, ex Secretaria de Contraloría y Desarrollo Administrativo; John Scott, filósofo e investigador del CIDE; Horacio Sobarzo, economista e investigador del COLMEX; Francisco Suárez Dávila, político y diplomático; Carlos Tello, diplomático y ex Director General del Banco de México; Diego Vázquez, gerente de investigación de Oxfam México, y Eduardo Vega, director de la Facultad de Economía de la UNAM.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo este jueves en su conferencia de prensa ser respetuoso de la autonomía del Banco de México, pero recomendó que “ojalá no se apueste a querer estabilizar el peso, a querer detener la depreciación del peso inyectando dólares de nuestra reserva, porque se los va a tragar y no va a tener resultado, no va a funcionar, esas son las prácticas que antes no funcionaron”.

López Obrador también expresó su desacuerdo acuerdo con los Pre-criterios 2021 de la Secretaría de Hacienda (SHCP) de un decrecimiento de hasta 3.9 % de la economía mexicana. Hacienda señaló que el panorama económico global se deterioró de forma “rápida y significativa” en un periodo de tiempo muy reducido, sobre todo, por las medidas sanitarias que se implementaron para contener la enfermedad. Entre esos efectos, se encontró una fuerte caída de la demanda del petróleo y otras materias primas, generando una reducción de los precios a nivel internacional.

La propagación del coronavirus trajo consigo consecuencias caóticas a nivel mundial, entre ellas una de las peores crisis económicas alrededor del mundo. México ha reportado mil 688 contagios y 60 muertos hasta el tercer día del mes de abril. La crisis ha frenado fuertemente la actividad económica del país.

El mandatario mexicano reiteró que el país “saldrá adelante” de la crisis provocada por el COVID-19, y dijo, “vamos a salir más fortalecidos”.

“Yo tengo tranquila mi conciencia y sé que vamos bien, y es lo que quiero transmitir al pueblo y lo estoy haciendo. Ayer usé por primera vez el término, crisis transitoria, eso no va a tardar y vamos a salir fortalecidos porque no nos va a hacer cambiar en nuestro propósito: acabar con la corrupción y que haya justicia en el país, entonces esto nos vino como anillo al dedo para afianzar la transformación”, dijo.

Esta nota originalmente se publicó en Infobae

Compartir

Dejar respuesta