La mezcla mexicana de petróleo cerró la jornada de este viernes con un alza de 27.6 por ciento o 4.43 dólares al cotizar en 20.48 dólares el barril, esto con respecto a su cierre previo de 16.05 dólares, de acuerdo con datos de Petróleos Mexicanos (Pemex).

En ese sentido, el crudo mexicano saltó 93.03 por ciento en 2 días, pero sigue muy lejos de su mejor momento del año, el pasado 6 de enero, cuando se llegó a vender en 59.35 dólares

Debido al bajo precio que mantiene el hidrocarburo por la guerra de precios entreRusia y Arabia Saudita y la caída en la demanda por la pandemia de coronavirus, Fitch Ratings recortó de BB+ a BB las calificaciones de deuda a largo plazo en moneda extranjera y local de Petróleos Mexicanos (Pemex).

La agencia calificadora señaló que la rebaja en la calificación refleja el continuo deterioro del perfil de crédito de la compañía, en medio de la recesión en la industria mundial del petróleo y el gas, los supuestos más bajos del precio del petróleo de Fitch y el debilitamiento del vínculo crediticio entre México y Pemex.

Por su parte, los futuros del crudo subieron por segundo día el viernes, con los contratos WTI y Brent registrando históricas ganancias semanales debido a la esperanza de que un acuerdo global para reducir el suministro de petróleo se sellará a principios de la próxima semana.

El Brent se disparó hasta un 47 por ciento el jueves, en su mayor ganancia porcentual intradía de la que haya registros, y finalmente cerró con una subida de 21 por ciento. El contrato finalizó la semana con un incremento de 36.8 por ciento, la mayor alza porcentual en este lapso de la historia.

El crudo West Texas Intermediate (WTI) subió 3,02 dólares, o un 11.93 por ciento, a 28,34 dólares por barril. El contrato registró una ganancia de 31.8 por ciento en la semana, también la mejor en los registros.

 

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta