Los comerciantes del tianguis de los viernes que se instalan en la calle de Derechos Humanos y sus inmediaciones, no colocaron sus puestos como parte de las medidas para evitar los contagios de COVID-19.

En esta zona el tránsito vehicular es fluido, y algunas personas llegan para verificar si hubo tianguis o no, y tras comprobarlo, se retiran.

En la zona del tianguis, una patrulla de la Policía Municipal vigila que no vayan a llegar algunos comerciantes, “solo es vigilancia, tenemos la instrucción de solicitar a quienes quieran instalarse que se retiren”, afirmó un oficial.

Con la reducción de unidades de motor, esta zona es una de las más tranquilas en la ciudad, pues en los alrededores tampoco se tiene negociaciones abiertas.

 

 

Compartir

Dejar respuesta