Luego de que la Secretaría de Hacienda ajustó su estimado de crecimiento para la economía mexicana en 2020 a la baja y el presidente, Andrés Manuel López Obrador afirmó no estar de acuerdo con el pronostico, el gobernador del Banco de México (Banxico), Alejandro Díaz de León, señaló que esos datos no son muy diferentes a los del sector privado.

El pasado primero de abril, la Secretaría de Hacienda dio a conocer dentro de los Pre Criterios 2021, una baja en el estimado de crecimiento para el cierre de este año de un rango entre 1.5 y 2.5 por ciento a una caída de entre 3.9 y 0.1 por ciento, más alineado a las expectativas que tiene el sector privado para el PIB.

“Los datos que publicó la Secretaría de Hacienda no son muy distintos a los pronósticos del sector privado, el día de ayer los publicamos (En cuenta de Expectativas) y el estimado menor es de menos 11.25 por ciento y el mayor es de menos 1.6 por ciento, la mediana que es lo que nosotros normalmente marcamos para ver dónde está, marca una caída de 3.5 por ciento; entonces, claramente lo que el sector privado tiene en esta mediana está dentro del intervalo que se dio a conocer”, señaló.

En la Encuesta de Expectativas que el Banxico realiza entre especialistas del sector privado, el sondeo dejó ver que la expectativa de crecimiento para 2020 marca una mediana de una caída de 3.5 por ciento y una media de una contracción de 3.99 por ciento.

En entrevista radiofónica con Joaquín López Dóriga, el gobernador del Banxico señaló que, ante esto, se tiene que identificar lo que pueden ser pronósticos y lo que pueden ser metas o elementos.

Abundó en que, si bien ya no se contempla el alcanzar un superávit primario, es importante la sostenibilidad de las finanzas públicas y aunque muchas economías han dado paquetes de estímulo y han generado espacios fiscales, cada país tiene sus circunstancias y es clave la sostenibilidad a lo largo de los años.

Al preguntarle sobre la interacción entre AMLO y el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, Díaz de León puntualizó que no tiene información para saber si platicaron o no, pero lo que a él le corresponde decir es que ese rango está dentro del rangoque también maneja el sector privado, “claramente representa una adversidad muy significativa”.

En este sentido, explicó que ante la crisis del Covid-19 existe un reto muy importante, se trata de un choque como no existía desde hace décadas, con una dimensión humana de mucho dolor y una consecuente afectación económica muy significativa y lo que se tiene que hacer es identificarlo para sortearlo de la mejor manera posible, tanto en la parte de salud, como en la parte económica.

Sobre un posible uso de las reservas internacionales, el responsable de la política monetaria indicó que se ha dejado que el tipo de cambio se ajuste ante el entorno que se vive y no hay para ello un nivel que pueda alcanzar o no, pero lo que se ha hecho es diseñar instrumentos y mecanismos para dejar que funcione de la mejor manera el sistema cambiario y en la medida que no haya mejores noticias de la pandemia, se va a seguir en una situación compleja.

Por tanto, agregó, se sigue dimensionando el grado de impacto y la adversidad, no hay duda de que es un momento de contracción, donde México está muy vinculado con la producción industrial de Estados Unidos y por el lado de la producción manufacturera va a haber un canal de contagio muy rápido.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta