ESTADOS UNIDOS.

Funcionarios de sector salud calcularon el jueves que algunos países africanos tendrán más de 10.000 casos del nuevo coronavirus para finales de abril, al tiempo que el continente menos preparado para tratar enfermedades graves sufre de una “brecha enorme” en cuanto al número de ventiladores y otro equipo médico crucial.

Si bien los casos por todo África ahora son más de 6.000 en lo que es considerado el principio del brote, el continente se halla “muy, muy cerca” de la situación que enfrentó Europa tras un periodo de 40 días, dijo a los reporteros el doctor John Nkengasong, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de África.

El virus “es una amenaza existencial para nuestro continente”, advirtió. De los 54 países africanos, sólo cinco no reportan casos, y los contagios a nivel local han empezado a registrarse en la mayoría de las naciones en que se propaga el virus.

Nkengasong agregó que las autoridades buscan «agresivamente» proporcionar equipo como ventiladores que la mayoría de los países africanos necesitan urgentemente, y se sopesa la posibilidad de que se fabriquen y sean reutilizados a nivel local.

«Hemos recibido muchas manifestaciones de apoyo para África de socios bilaterales y multilaterales, (pero) aún debemos ver que eso se traduzca en acciones concretas”, subrayó.

La Organización Mundial de la Salud desconoce cuántos ventiladores están disponibles por todo África para ayudar a quienes presentan problemas respiratorios, afirmó el director regional Matshidiso Moeti a los reporteros. “Estamos tratando de conseguir esa información de parte de colegas establecidos en esos países… Lo que sí podemos afirmar sin dudas es que existe una brecha enorme”.

Un pequeño porcentaje de aquellos con COVID-19 requerirán ventiladores, y aproximadamente 15% podría requerir cuidados intensivos, de acuerdo con el médico Zabulon Yoti, funcionario de la OMS.

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta