CIUDAD DE MÉXICO.

Ante el crecimiento de casos de sarampión, el Senado comenzó a trabajar en los cambios de ley para poner freno al movimiento antivacunas en México, a partir de establecer como un derecho de vida de la niñez mexicana la salud y facultar a los centros educativos a pedir la intervención de la Procuraduría de Protección a Niñas, Niños y Adolescentes, en caso de persistir la negativa de los padres.

Ricardo Monreal, líder del Senado, desde su posición como presidente de la Junta de Coordinación Política, informó que es necesario poner un alto a quienes ponen en riesgo la vida de sus hijos, pero también atentan contra la salud pública del país.

“En caso de una negativa reiterada e injustificada para la aplicación de las vacunas en las y los alumnos, la autoridad escolar podrá solicitar la intervención de las procuradurías de protección de niñas, niños y adolescentes para mediar en el caso”, dice la propuesta, que busca detener la tendencia al alza de enfermedades que ya estaban erradicadas en México.

La iniciativa que Ricardo Monreal presentará cuando se reúna el pleno del Senado modifica diversos artículos de la Ley General de Salud, de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes y de la Ley General de Educación, para establezca la obligación de aplicar a los menores de edad las vacunas contenidas en el Programa de Vacunación Universal, independientemente del régimen de seguridad social o protección social al que pertenezca.

Además, se atiende al reconocimiento del derecho de protección a la salud de niñas, niños y adolescentes en la materia y en apego al principio de interés superior de la niñez.

También se involucra a las autoridades educativas y escolares al establecerse la obligación de promover, en coordinación con las autoridades sanitarias, la aplicación de las vacunas y demás acciones dirigidas a proteger la salud de las y los educandos.

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta