Ante la crisis por la pandemia del Covid-19, es necesario que se implementen políticas fiscales contracíclicas, de no hacerlo, la economía mexicana podría tardar más de dos años en recuperarse, alertó Banco Base.

En videoconferencia para discutir las perspectivas económicas, la directora de análisis económico-financiero de Banco Base, Gabriela Siller, indicó que las medidas fiscales podrías ser: mayor gasto público, recorte de impuestos o aplazamiento de impuestos, con el objetivo de mantener los empleos.

Adicionalmente, añadió que sería factible que se diera un aplazamiento temporal de impuestos en las industrias más afectadas, para evitar que se den tantos despidos.

“Para sortear la crisis sería necesario aplicar una política fiscal expansiva, tratando de salvar los empleos de las industrias más vulnerables como turismo, esparcimiento, preparación de alimentos y algunos sectores de manufactura, los apoyos a las personas más vulnerables son deseables, pero no suficientes”, puntualizó Siller.

Añadió que también serían necesarios proyectos de infraestructura de corto plazo como renovación de carreteras, esto después de que se termine la contingencia sanitaria, a lo que se sumaría mayor endeudamiento que si se usa de forma correcta y transparente, no llevaría a una reducción en la calificación crediticia del país.

Explicó que hay países muy afectados por el coronavirus, como Italia, pero hay que considerar que México ya lleva cuatro trimestres consecutivos con caídas en el producto interno bruto (PIB) y es probable que siga cayendo durante los primeros tres trimestres de 2020, en un escenario optimista.

En este contexto, podría darse un escenario en el que se registre la peor caída del producto interno bruto (PIB) desde 1932, aunque por el momento el estimado apunta a una caída de 5 por ciento, con una recesión fuerte y una recuperación larga.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta