SAN DIEGO, California

El gobierno de Estados Unidos halló con ayuda de autoridades federales mexicanas un túnel transfronterizo en California, construido a diez metros de profundidad bajo dos muros paralelos y en el que por primera vez en la historia se encontraron cinco distintas drogas en tráfico.

La Administración Federal contra las Drogas (DEA) informó que con la ayuda de la Secretaria de la Defensa Nacional (Sedena) y de la Fiscalía General de la República (FGR) halló en el sur de California la desembocadura de un túnel de unos 670 metros de longitud que cruza la frontera.

El área donde el túnel fue encontrado corresponde a la zona entre Otay Mesa, California,  donde la administración del presidente Donald Trump instaló dos altos muros paralelos de unos diez metros, y la zona industrial de la Mesa de Otay en Tijuana.

Fue construido a diez metros de profundidad de ras de suelo.

La Fuerza de Tarea para Túneles de San Diego, que reúne a agentes del condado, estatales y federales, informó que por primera vez se halló en un mismo túnel transfronterizo fentanilo, cocaína, heroína, metanfetamina y mariguana.

Las drogas tienen un valor estimado de cerca de 30 millones de dólares, pero las autoridades estadunidenses no informaron sobre arrestos; se trata de una investigación en curso.

Las DEA sospecha que “el túnel existe desde hace varios meses, pues muestra avances en construcción en diversas partes del pasadizo, en las que se encontraron paredes reforzadas, ventilación, iluminación y un sistema ferroviario subterráneo”.

La DEA aclaró que la desembocadura del túnel fue encontrada el 19 de marzo con el apoyo de las autoridades federales mexicanas, pero continuó investigaciones y obtuvo –en medio de la emergencia por la pandemia—una orden de cateo para entrar a una bodega donde halló la desembocadura del túnel.

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta