La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) emitió una serie de recomendaciones para que los bancos que operan en el país se abstengan de acordar el pago de dividendos, así como recompras de acciones con el fin de absorber las potenciales pérdidas y fortalecer sus recursos durante la crisis por el Covid-19.

En un comunicado, explicó que la contingencia sanitaria derivada de la pandemia de coronavirus en México y en el mundo, así como las medidas de mitigación y sana distancia emitidas por el gobierno, generarán, naturalmente, un impacto en diversas ramas de la economía, pero a la fecha, no es posible determinar la profundidad, duración, ni los efectos económicos de dicha contingencia, por lo que deben contar con mayores recursos para apoyar a la economía.

En este contexto, la comisión que preside Juan Pablo Graf Noriega indicó que diversos bancos centrales y autoridades de supervisión han establecido diversas recomendaciones para que las instituciones bancarias se abstengan de pagar dividendos, recompra de acciones o incrementar remuneraciones variables o bonos a sus ejecutivos y funcionarios.

Por lo que instruyó a los bancos a no asumir el compromiso irrevocable de pagar los dividendos por lo que respecta a los ejercicios fiscales de 2019 y 2020, incluyendo la distribución de reservas.

En caso de que la institución de banca múltiple de que se trate pertenezca a un grupo financiero, la medida incluirá a la sociedad controladora del grupo al que pertenezca, así como a las entidades financieras o sociedades que formen parte de dicho grupo.

Además de abstenerse de llevar a cabo recompra de acciones o cualquier otro mecanismo tendiente a recompensar a los accionistas.

De igual forma, para mantener la solvencia del sector asegurador y afianzador, debido a la contingencia sanitaria, la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF) recomendó que las instituciones suspendan el pago de dividendos a sus accionistas, así como suspender cualquier mecanismo que implique una transferencia de beneficios patrimoniales para el ejercicio fiscal 2019 y 2020.

La CNSF explicó que la pandemia generada por el virus Covid-19 y las medidas sanitarias que se están tomando para evitar su propagación pudieran generar un impacto negativo en diversas ramas de la economía, incluyendo al sector asegurador y afianzador.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta