Mientras el titular de la Procuraduría Federal del Consumidor, Ricardo Sheffield Padilla, dijo en “La Mañanera” de este lunes que se impondrá multas de hasta tres millones de pesos a los comerciantes que encarezcan los productos básicos, en Oaxaca nadie frena el incremento de precios, sobre todo del huevo, la tortilla, el frijol, el pan y el arroz. Y lo que es peor: las oficinas de esa delegación permanecen cerradas por la contingencia.

Ante la alza de precios que se dio en algunos establecimientos del país en productos como el huevo y la tortilla, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) aseguró que de continuar con esta tendencia por parte de los comerciantes, el organismo tiene la facultad de cerrar los establecimientos que vendan caro los alimentos ante la cuarentena por el coronavirus Covid-19.

El titular del organismo, Ricardo Sheffield Padilla reiteró que cuentan con lineamientos especiales para comenzar a imponer multas de 3 millones de pesos a los que tengan aumentos injustificados a sus precios, ya que insistió, no hay ningún motivo para subir costos.

“Quienes abusen, quienes se pasen de rosca y gandallas, les vamos a imponer una multa de 3 millones de pesos para que lo que se roban, lo regresen; y si insisten en aumentar injustificadamente los precios, podemos llegar a cerrar el negocio, y nosotros asegurar la mercancía”, aseguró.

El procurador explicó que una vez asegurada la mercancía, pasará a «Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex), se la pasó a la Defensa Nacional, y en unos meses se las devolvemos kilo por kilo, no se va a abusar de nadie; pero tampoco vamos a permitir que se abuse, con la ley en la mano”.

Recordó que el organismo solicitó un requerimiento de información a la empresa Bachoco para conocer el aumento de precios en el huevo. “En la tortilla, en promedio nacional anda en 16 pesos el kilo y no ha tenido variación”.

Dijo que es un delito el acaparamiento de productos alimenticios, “es un delito desde 1941, hasta ahorita no lo hemos detectado, yo estoy seguro de que no va a suceder, porque ya hubiera sucedido, esto lo monitoreamos desde enero”.

Sin embargo, en Oaxaca, el incremento de precios predomina en toda la entidad oaxaqueña, mientras que la delegación de la Profeco está cerrada por las medidas preventivas impuestas por el gobierno federal para evitar contagios por el coronavirus.

Esto ha sido aprovechado por los comerciantes que, sabedores de la ausencia de los inspectores de esta dependencia, han ocultado artículos alimenticios con la finalidad de especular y más tarde subir los precios.

Compartir

Dejar respuesta