CIUDAD DE MÉXICO

Este día se dio a conocer que en coordinación con elementos de Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SIEDO) y Guardia Estatal de Seguridad e Investigación de Baja California (GESI BC), se detuvo por la madrugada en la ciudad de Querétaro a David “N”, alias “Cabo 20” y/o “Lobo”, operador de un remanente de la organización criminal de “Los Arellano Félix”.

Trabajos de gabinete del área de Inteligencia Naval apoyados por las áreas de  la Guardia Estatal de Seguridad e Investigación de Baja California (GESI BC) y la SIEDO, permitieron la ubicación de López Jiménez en el conjunto habitacional Torre Levant Diamante en la capital del Querétaro.

Tras la ubicación del objetivo en un operativo realizado y coordinado por la Unidad de Operaciones Especiales (UNOPES) de la Armada de México en una operación quirúrgica, ingresaron a una de las Torres del conjunto habitacional Torre Levant Diamante a las 03:35 de la mañana para detener al operador de la organización criminal. En este operativo fue detenida Karen “N”, pareja sentimental de López Jiménez.

‘Cabo 20’ fue capturado en una de las Torres del conjunto habitacional Torre Levant Diamante, en Querétaro

Durante la detención del “Cabo 20”, se le aseguraron un arma corta calibre 9 milímetros, metanfetaminas y un auto BMW con placas de la Ciudad de México que fueron presentados junto con los detenidos al Ministerio Público de la Federación.

David López Jimenez, alias “Cabo 20” y/o “Lobo” en 2018 fue considerado por las autoridades estatales de Baja California, como uno de los objetivos prioritarios por ser responsable material e intelectual de diversos homicidios y desaparición de pescadores en las delegaciones Sánchez Taboada y Los Pinos en B,C.

“El Cabo 20” fue detenido pasado 10 febrero de 2019 por la Guardia Estatal de Seguridad e Investigación (GESI) en la colonia Vista Hermosa en Mexicali, B.C tras haber salido de la célula de sicarios identificado cómo Los Cabos” al servicio del Cártel del Pacífico.

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta