El ex nadador olímpico estadounidense Michael Phelps se dijo preocupado de que la postergación de los Juegos Olímpicos de Tokio pueda pesar en el ánimo de los atletas, quienes podrían incluso caer en el suicidio.

“Realmente espero que no veamos un aumento en las tasas de suicidio de los atletas debido a esto, porque la salud mental es lo más importante aquí», aseguró a medios estadounidenses.

En este sentido, explicó que «este aplazamiento son aguas desconocidas. Nunca hemos visto esto antes. Fue la decisión correcta, pero me rompe el corazón pensar en los atletas”.

Finalmente, el ganador de 28 medallas olímpicas recordó otras contingencias que han puesto en peligro las justas veraniegas; sin embargo, desde su punto de vista, ninguna había sido tan grave como el coronavirus.

“No veía la forma de que todo funcionara. Hemos tenido problemas en el pasado, la calidad del aire en Beijing (2008) y el virus del Zika en Río, pero esto es más grande. No parecía algo que pudiera ser administrado o controlado. Simplemente no vi que los puntos se conectaran”, sentenció.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta