Familias que subsisten de las ferias tradicionales que se realizan en los barrios y agencias municipales de Oaxaca de Juárez han cerrado los cruceros del centro de la ciudad de Oaxaca para demandar ayuda del gobierno ante la adversidad que padecen.

Ellos señalan que al imponerse medidas restrictivas por el coronavirus se han quedado sin empleo pues han sido prohibidas las ferias que es donde se ganan la vida al instalar sus negocios que van desde juego mecánicos pasando por la venta de algodones de azúcar, globos, dulces regionales y fritangas.

Demandan que el gobierno estatal los apoye con un salario mensual, mientras pasa la emergencia pues mil familias temen “morirse de hambre”.

Como ejemplo, dijeron que ya se habían instalado la feria del Quinto Viernes de Cuaresma en Etla, la cual ha sido cancelada, al igual que todas las festividades de Cuaresma, por lo que ahora no tienen forma de obtener recursos para mantenerse.

Los inconformes, que se dicen desesperados, han cerrado el crucero de las calles de Independencia, Galeana, Mier y Terán, Crespo, además de Morelos y Tinoco y Palacios, así como J. P. García e Hidalgo.

Esperan que el gobierno estatal los apoye, porque, dijeron, es probable que esto no ocurra con el munícipe de Oaxaca de Juárez.

 

 

 

Compartir

Dejar respuesta