La industria de la construcción está a punto de entrar en crisis debido a la emergencia que se ha decretado por el coronavirus.

La Sociedad Mexicana de Ingenieros (SMI) sostuvo que el panorama es muy crítico ante la pandemia, por lo cual, pasada la emergencia habrá la necesidad de reactivar la actividad económica.

El presidente de esta asociación, José Marcos Matus, indicó que el problema global que existe se agravará si no hay licitaciones y mucho menos trabajo para los oaxaqueños.

Esto provocaría miles de albañiles desempleados puesto que los constructores no podrán mantener una nómina, rentas y tendrán que acortar sus gastos.

“Se vislumbra un crítico escenario para este sector, tras el posible desabasto de material de construcción por la contingencia sanitaria. Ante ello, urge una planeación estratégica e integral por parte de la Secretaría de las Infraestructuras (Sinfra)”, señaló.

Demando al gobierno la posibilidad de establecer un subsidio para los empresarios ya que aunque hay descuentos en varios rubros, lo que se requieren son obras, expresó.

 

Compartir

Dejar respuesta