OAXACA

La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU- DH), condenó este martes el caso de violencia digital contra mujeres indígenas de Oaxaca, en el que un centenar de hombres, incluido al menos un funcionario público del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI), compartían imágenes de habitantes ayuujk o mixes.

El organismo hizo un llamado a las autoridades competentes para que se investigue y se sancione a los responsables, y para que se asegure a las víctimas la reparación del daño y las garantías de no repetición.

Respecto al hecho de que se tratara de un grupo de chat privado en donde se distribuían las imágenes, señaló que esto no debe impedir que se mande “un mensaje de cero tolerancia con estas prácticas por parte de los responsables de los funcionarios que participaron”.

Además reconoció la valentía de quienes buscan verdad y justicia y “alienta a las autoridades a garantizar la atención al caso con perspectiva de género y de derechos humanos”.

Este caso que dio a conocer EL UNIVERSAL, y por el cual presentó su renuncia Rolando Vásquez, exjefe del Departamento Normativo de Control de Plazas del INPI, ha generado diversas reacciones de condena en la entidad y a nivel nacional, entre ellas las de más de 70 organizaciones defensoras de los derechos humanos de las mujeres y de la Secretaría de la Mujer Oaxaqueña (SMO).

Esta nota originalmente se publicó en El Imparcial de Sonora

Compartir

Dejar respuesta