Derivado de la pandemia del coronavirus y sus repercusiones económicas a nivel mundial, se prevé que las ventas de vehículos nuevos en el mercado mexicano tendrán este año una caída de 16 por ciento para ubicarse en 1.1 millones de unidades, estimó Guido Vildozo, socio director de pronósticos de vehículos ligeros para América Latina, de la consultora IHS Markit.

En entrevista sostuvo que esta emergencia sanitaria va a hacer el reto más importante que tenga la industria automotriz en los últimos 50 años y será la crisis más fuerte desde el punto de vista macroeconómico desde los años de 1950 y superior a la crisis económica de 2009.

En la caída en ventas del mercado mexicano influirá la recesión económica en Estados Unidos que obviamente va a tener secuelas en la economía mexicana; así como por el nerviosismo que genera la propagación del Covid-19 y la paralización de la economía que va a generar la pandemia.

Ante este escenario, el especialista dijo que es necesario que el gobierno asuma una política para la protección de empleos, en virtud de que la industria es una de las principales actividades económicas generadoras de empleo en el país.

También hizo un llamado para que se promuevan para las empresas proveedoras del sector automotriz, créditos blandos o créditos con tasas de interés por debajo del mercado para que puedan cubrir los costos fijos de operación en este momento.

Además de estimular la demanda automotriz, se puede hacer a nivel estatal con la reducción de tasas impositivas y el otro es el crédito subsidiado. Las estimaciones de IHS Markit asumen que la pandemia puede ser controlada de manera eficiente, caso contrario puede ser más grave la caída.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta