Grupo Carso y la Fundación Carlos Slim anunciaron acciones en apoyo a toda la población ante la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus Covid-19.

Grupo Carso informó que “si bien las medidas de contingencia sanitaria pudieran implicar el cierre provisional de algunos establecimientos, los empleados de Grupo Carso conservarán su trabajo frente a la contingencia provocada por el Covid-19”.

De la misma forma, la Fundación Carlos Slim informó que destinará mil millones de pesos diferentes acciones de salud y educación, entre las que destaca el apoyo para la reconversión hospitalaria para la atención de Covid-19.

Asimismo, para equipo de soporte al paciente crítico en institutos nacionales de salud: ventiladores, ecosonogramas y video-laringoscopios; equipamiento de protección para el personal de salud, insumos para sanitización y desinfección de espacios críticos en hospitales públicos y apoyo al fortalecimiento de la capacidad diagnóstica del país.

En materia de educación, parte de tales recursos, en alianza con la Secretaría de Educación Pública (SEP) se puso a disposición de los alumnos de educación básica pública, la plataforma PruebaT, desarrollada por Fundación Carlos Slim.

De la misma forma, para el protocolo Covid-19 Carso para protección de empleados y clientes; medidas generales de prevención y difusión de prácticas higiénicas en distintos espacios, tanto de la empresa como en el hogar; protección especial a grupos de riesgo: Personas mayores de 55 años, personas con enfermedades crónicas y mujeres embarazadas.

También incluye el aislamiento domiciliario a empleados con síntomas de infección respiratoria y aquellos diagnosticados con Covid-19 o que tuvieron contacto con personas diagnosticadas con coronavirus.

Destacan políticas para prevención de transmisión de Covid-19 en las empresas: limpieza frecuente de espacios laborales; trabajo en casa; cancelación de viajes, reuniones de trabajo y eventos y políticas de higiene para comedores de empleados, personal de limpieza y vigilancia, así como en centros de atención telefónica.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta