El presidente nacional de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Alfonso Ramírez Cuéllar, convocará con carácter urgente a una convención nacional hacendaria y de emergencia económica con la participación del poder Ejecutivo, gobernadores, alcaldes, partidos políticos e instituciones de educación superior para hacer un diagnóstico común, generar un acuerdo de unidad nacional y superar la crisis financiera en puerta.

En entrevista con MILENIO, el diputado federal con licencia subrayó la necesidad de dar a la economía nacional una liquidez inmediata de 600 mil millones de pesos destinados a proyectos de inversión para evitar la pérdida de empleos y asegurar el ingreso de miles de mexicanos, así como evitar la especulación y garantizar alimentos a la población.

“Esta convención debe tener tres objetivos fundamentales: uno es proteger el empleo y garantizar el ingreso de millones de trabajadores; en segundo lugar, evitar la especulación y garantizar alimento a las familias, y en tercer lugar poner en marcha un programa que nos permita relanzar la inversión y reactivar la economía”, señaló.

De acuerdo con sus estimaciones, será necesario disponer de un monto equivalente a dos puntos del PIB, poco menos de 600 mil millones de pesos, para cubrir la emergencia económica que enfrentará México como consecuencia de la guerra de precios de petróleo, la crisis anunciada, la devaluación del peso frente al dólar y las dificultades en materia de empleo e inversión.

Ramírez Cuéllar reconoció la magnitud del reto, pero sostuvo que existen las fuentes de financiamiento como los fondos de estabilización, flexibilidad para la contratación de deuda, los recursos de la banca de desarrollo y recortes a diversos rubros del presupuesto, entre ellos el financiamiento público a partidos políticos.

Llamó incluso a replantear una cuota adicional de un peso en cigarros y alcohol, para contribuir a la inversión en hospitales, camas y servicios médicos.

“Necesitamos con urgencia fondos adicionales para salud y creo que llegó el momento de que pudiéramos establecer un peso adicional a cigarros y alcohol, con el fin de que esos 70 mil millones de pesos vayan a los servicios de salud; creo que es el momento en que el vicio tiene que colaborar mucho más para tener camas disponibles, ventiladores, infraestructura hospitalaria, fortalecimiento de instituciones como el INER”, dijo.

El dirigente nacional morenista admitió que las recomendaciones de aislamiento social por la pandemia de coronavirus impiden llamar a la convención nacional hacendaria y de emergencia económica en lo inmediato, pero urgió a celebrar ese encuentro antes de septiembre.

Remarcó, en ese sentido, que la inyección de 600 mil millones de pesos a la inversión en infraestructura debe pactarse para este mismo año.

“Hoy lo más importante es garantizar el empleo, el pago a los trabajadores, la garantía de que las familias no van a sufrir desabasto y especulación con los precios de los alimentos, y fortalecer el sector salud”, puntualizó.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta