Este lunes, integrantes del Sindicato Independiente Nacional de Trabajadores de Salud (SINTS) Sección 9, exigieron que se contrate a los trabajadores del extinto Seguro Popular, quienes fueron desplazados hace unos meses con la puesta en operación del Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI).

Encabezados por su dirigente Genaro Villalobos Sánchez, indicaron que son más de 560 personas que no tienen certeza de tener una plaza, ya que ante la falta de reglas de operación de la nueva institución, no se tienen mecanismos para definir los contratos.

En la puerta de Palacio de Gobierno que se ubica sobre la calle de Bustamante, ante medios de comunicación, indicaron que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha señalado que se destinarán recursos a las entidades en materia de salud, incluyendo lo correspondiente a salarios de trabajadores, pero eso no lo han visto reflejando en la entidad.

Lamentaron que se tenga esta situación y solicitaron una mesa de trabajo para revisar sus casos, además de señalar que no van a dejar de movilizarse para evitar que se sigan violentando sus derechos laborales.

Compartir

Dejar respuesta