El senador Rand Paul dio positivo a COVID-19, convirtiéndose en el primer integrante de la Cámara Alta de EEUU en contraer la enfermedad, informó este domingo su oficina e indicó que el político republicano permanece en cuarentena. El senador generó polémica el pasado miércoles cuando dijo que “el dinero de los contribuyentes no debe ir a los que no son personas“.

Paul, del estado de Kentucky, “se siente bien y está en cuarentena”, señaló la cuenta de Twitter del senador.

La información detalló que el político, quien es un paciente “asintomático”, se sometió al test por precaución debido a sus viajes y eventos, y sin que tuviera conocimiento “de ningún contacto directo con ninguna persona infectada”.

“Hace diez días, nuestra oficina en DC (Distrito de Columbia, donde está Washington) comenzó a operar de forma remota”, agregaron los mensajes en Twitter, según los cuales ningún funcionario de su equipo “ha tenido contacto con el senador”.

Según la cuenta del político, él dejó “el Senado INMEDIATAMENTE al enterarse de su diagnóstico”.

Los congresistas estadounidenses buscaban este domingo llegar a un acuerdo en torno a un millonario paquete de estímulo fiscal que pretende contener el impacto económico del coronavirus.

El sábado, el vicepresidente de EEUU, Mike Pence, anunció que se sometería junto a su esposa, Karen, a la prueba del coronavirus después de que un colaborador suyo diera positivo a COVID-19. Horas más tarde se informó que ambos resultaron negativos.

El pasado 18 de marzo, el representante republicano Mario Díaz-Balart y el demócrata Ben McAdams anunciaron en sendos comunicados que dieron positivo por COVID-19, convirtiéndose así en los primeros congresistas estadounidenses infectados por esta nueva enfermedad.

Varios congresistas y senadores como los republicanos Ted Cruz o Paul Gosar han realizado cuarentenas en las últimas semanas tras estar en contacto con personas contagiadas por COVID-19.

El alcalde de Miami, Francis Suárez, dio positivo por coronavirus después de estar en contacto con miembros de la comitiva del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que contrajeron la enfermedad.

El gobernante brasileño cenó el pasado 7 de marzo con el mandatario Donald Trump en el club privado que el líder estadounidense tiene en Mar-a-Lago (Florida).

Esta nota originalmente se publicó en La Opinión de los Ángeles

Compartir

Dejar respuesta