Bookmate, una aplicación que permite acceder a cuando menos a un millón 200 mil libros, 50 mil de ellos en español, 700 mil en inglés, que cuenta con publicaciones en 19 idiomas, a lo cual habría que agregar 45 mil audiolibros, se une a la campaña #quedatencasaleyendo al abrir su catálogo de manera gratuita.

La intención es regalar un mes de acceso gratuito a todos los lectores del mundo para apoyarlos durante el encierro y resistir juntos a la pandemia, donde no se requiere suscripción ni datos bancarios, con lo cual los usuarios podrán armar clubes virtuales de lectura, intercambiar opiniones, consultar recomendaciones de amigos y otros usuarios, y sobre todo, sentirse más acompañados en medio del aislamiento.

De acuerdo con Ana Sofía Saucedo, gerente Editorial para América Latina de Bookmate, ésta se distingue de otras aplicaciones similares porque se pueden encontrar historias en cuatro formatos distintos: eBooks, audiolibros, podcast ycómics. También permite personalizar tu lectura, se puede subrayar, tomar notas, escoger la tipografía, el tamaño, el color del fondo y “así se logra una experiencia muy cómoda y a la medida”.

Para enfrentar la contingencia por el Covid-19, quienes descarguen la app en cualquiera de sus dispositivos móviles y se registren, podrán encontrar nuevos lanzamientos, biografías, historias fantásticas o novelas de detectives en español, inglés y quince idiomas más.

Editoriales mexicanas, argentinas, españolas y colombianas, entre las que se encuentran Era Ediciones, Anagrama, Acantilado, Siruela, Sexto Piso, Nórdica, Almadía, Paraíso Perdido, Antílope, Cal y Arena, Gustavo Gili, Malpaso, Jus, Siglo XXI, Nórdica, Capitán Swing, LOM, RIL, Kairós, Cuántica Activa, Laurel, Laguna Libros, Corregidor, Godot, El Colegio de México, la UNAM, el ITESO y muchas más.

Para ingresar, únicaente hay que entrar al siguiente link: https://es.bookmate.com/code?promo=QuedateLeyendo, activar el código: QuedateLeyendo, crear un usuario, descargar la app e iniciar sesión con el usuario creado.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta