Ante la pandemia del coronavirus que empezó a esparcirse por México, y la necesidad de proteger la salud, la población y la economía, es fundamental que el gobierno federal reconozca “sin regateos” el problema que el virus traerá al país afirmó la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

“Para hacer realidad un eficaz combate a los efectos del virus y a la vez fortalecer nuestra industria, es preciso reconocer sin regateos el problema y sus riesgos y actuar decidida e inmediatamente. Sin la industria, Señor Presidente, México no es viable”, aseveró el titular de la Concamin, Francisco Cervantes Díaz, en una carta enviada al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Señaló que es momento de que el gobierno tome medidas y acciones concretas que amortigüen los efectos que el coronavirus dejará al país, por lo que Cervantes le envió una serie de propuestas que pueden ayudar a que las empresas y sociedad no tenga efectos tan profundos.

La Concamin también enumeró una serie de propuestas, “que no necesariamente implica costo fiscal sino más bien ejercicio coordinado”, para disminuir el impacto en la economía.

  1. Garantizar el libre flujo de todas las modalidades de transporte en todo espacio del territorio nacional, así como de los puertos y aduanas, para no afectar los flujos de mercancías que en estos momentos son críticos.
  2. Reforzar la protección y seguridad de las unidades de transporte en todas las carreteras e infraestructuras de transporte a nivel nacional.
  3. Destrabar la inversión privada en el desarrollo de proyectos inmobiliarios, mediante la simplificación de trámites y expedición de licencias de construcción.
  4. No se aplicará ninguna modificación al marco regulatorio que estaba en vigor hasta el cierre de 2019. Todas las dependencias y organismos reguladores reducirán los tiempos de trámite administrativo, para evitar que la burocracia detenga los procesos productivos.

Algunas propuestas con costo fiscal que puso sobre la mesa el organismo empresarial fueron:

  1. Facilitar de manera urgente la devolución de saldos a favor del IVA y el otorgamiento de permisos IMMEX o maquiladores.
  2. Que la banca de desarrollo reactive el factoraje, con líneas suficientes a través de todo el sistema bancario, así como desarrolle mecanismos ágiles de financiamiento para mantener los flujos operativos de las empresas.
  3. Pago de los gobiernos a sus proveedores, tanto el federal como los estatales y municipales.
  4. Depreciación acelerada de activos «Hechos en México».
  5. Negociar con las entidades federativas la reducción a cero del impuesto sobre la nómina.
  6. Deducibilidad al 100 por ciento de las prestaciones laborales.
  7. Programa de Apoyo a la Preservación de las Empresas y el Empleo: condonación de impuestos de ejercicios fiscales 2018 y anteriores para empresas que hayan cumplido con su declaración fiscal en tiempo y forma y realicen su corrección fiscal durante el primer semestre del 2020 (en caso de ser necesario). Fin de cualquier medida de presión fiscal sobre estas empresas.
  8. Reducción a cero de la meta de superávit primario para destinar, al menos, 0.4 por ciento del PIB adicional a un programa de construcción de carreteras con 100 por ciento de empresas e insumos nacionales.

 

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta