Las bodas de Iglesia en Inglaterra durante el brote de coronavirus COVID-19 deben limitarse a un máximo de cinco personas, el sacerdote, los novios y dos testigos, según una nueva guía.

La guía señala que todos demás deben marcar una distancia social en la medida de lo posible para seguir las recomendaciones del Gobierno. Además se aconseja a las parejas que ‘transmitan’ su ceremonia a amigos y familiares ausentes.

El obispo de Manchester, David Walker, dijo a las parejas, padres, familias y amigos que habrían planeado la ceremonia durante meses, incluso años, que puede seguir adelante, pero solo con el mínimo requerido de asistencia.

«Es posible que deba cancelar o posponer, cualquiera que sea la decisión que se tome, el amor y la bendición de Dios aún rodearán a todos aquellos que hubieran estado allí ese día”, dijo el obispo David Walker.

La medida también es aplicada en los bautizos, donde solo está permitida la asistencia del niño, padres, padrinos y el ministro.

El sacerdote no debe sostener al niño y el agua debe administrarse con un ‘implemento apropiado’ como una concha.

Solo el clero y los padres deben acercarse a la pileta bautismal, y los padrinos tendrán que mantenerse a distancia.

Todo estas medidas son aplicadas ante los temores por el coronavirus.

En una carta conjunta, los arzobispos de Canterbury y York, Justin Welby y John Sentamu, respectivamente, dijeron que era “necesario poner los servicios públicos en espera”.

Agregaron que los edificios de la iglesia pueden permanecer abiertos para la oración “cuando sea práctico” y siempre que los fieles respeten las recomendaciones de distanciamiento social.

Hace algunos días el primer ministro británico Boris Johnson anunció que las personas deberían dejar de socializar, trabajar desde casa, evitar viajar y que en los hogares deben permanecer aislados si una persona se enferma.

Esta nota originalmente se publicó en Noticieros Televisa

Compartir

Dejar respuesta