La emergencia del coronavirus está provocando una crisis grave en la industria automotriz y tal como pasó con China, ahora las armadoras italianas han comenzado a sucumbir ante la grave situación que enfrenta la península europea, que actualmente tiene más 21,000 casos registrados y 1,400 muertos por la enfermedad.

Esta situación ha orillado a la industria automotriz italiana a cesar sus actividades locales y tal como pasó hace algunos días con Fiat, ahora los gigantes deportivos Lamborghini y Ferrari han anunciado que sus fábricas se detendrán para salvaguardar la salud de todos sus trabajadores.

El primero en lanzar un comunicado al respecto fue Automobili Lamborghini a través de su presidente y CEO Stefano Domenicali, quien comentó que la fábrica de Sant’Agata Bolognese permanecerá cerrada del 13 al 25 de marzo de 2020 agregando que: “Estas medidas son un acto de responsabilidad social y de alta sensibilidad hacia toda nuestra gente, en la situación tan extraordinaria en la que nos encontramos ahora mismo en Italia y que están llegando al extranjero por la expansión del coronavirus”.

En el mismo comunicado, Domenicali aprovechó para recalcar que: “Del mismo modo en que hemos hecho hasta ahora, continuaremos monitorizando la situación con el objetivo de reaccionar lo más rápido posible y con la mayor flexibilidad, en colaboración con nuestra gente y con la idea de volver a empezar con fuerza en el momento adecuado”.

Por su parte, Ferrari hizo lo propio, siguiendo las directrices del gobierno italiano implementadas por decreto desde el pasado 11 de marzo, anunció el cierre de sus instalaciones en Maranello y Módena hasta el próximo 27 de marzo.

La firma del Cavallino Rampante añadió en su comunicado que todas las actividades de la producción se mantendrán activas dentro de un nuevo formato de “trabajo inteligente”, aunque las fábricas cesarán actividades para proteger a los trabajadores y garantizar el suministro de piezas, que ha bajado radicalmente por las limitaciones de movilidad en todo el mundo.

“Mi gratitud va primero a las mujeres y hombres que trabajan para Ferrari por su tremendo compromiso durante los últimos días. Junto a nuestros proveedores han asegurado la producción de la compañía y por respeto a ellos hemos tomado esta decisión para garantizar su bienestar y el de sus familias”, comentó Louis Camilleri, CEO de la firma italiana, quien finalmente agregó “Nuestros clientes y fanáticos también están en nuestros pensamientos en estos días mientras nos preparamos para un regreso fuerte”.

Esta nota fue publicada originalmente en Vanguardia

 

Compartir

Dejar respuesta