El dirigente norcoreano, Kim Jong Un, advirtió a los altos cargos del partido único de las «consecuencias graves» que tendría la llegada del coronavirus al país, informaron este sábado los medios de comunicación oficiales.

Este estado pobre y aislado, cuyo sistema de salud sufre de falta de equipamiento y está obsoleto, ha cerrado sus fronteras para evitar el contagio. Está rodeado por los dos países más afectados del mundo: China y Corea del Sur.

La lucha contra el virus es «crucial para la defensa del pueblo» y requiere una gran disciplina, estimó Kim Jong Un durante una reunión del Partido del Trabajo de Corea, según la agencia de noticias KCNA.

«Si la enfermedad infecciosa que se propaga fuera de control encuentra un modo de entrar en el país, esto tendría consecuencias graves», recalcó.

KCNA informó del despido de dos vicepresidentes, Ri Man Gon y Pak Thae Dok, y de la disolución de una célula del partido, debido a sospechas de corrupción que podrían haber puesto en peligro las medidas preventivas contra la epidemia.

«No se debe permitir ningún trato de favor», insistió Kim Jong Un, quien ordenó «cerrar herméticamente todos los canales e intersticios a través de los cuales la enfermedad contagiosa podría infiltrarse».

Pyongyang asegura no tener casos de Covid-2019, una enfermedad que ha matado a más de 2 mil 800 personas en el mundo.

Corea del Norte ha tomado algunas de las medidas más radicales del mundo: prohibir a los turistas extranjeros, suspender la llegada de trenes y vuelos internacionales y poner en cuarentena a cientos de extranjeros en el país.

Los altavoces transmiten mensajes de promoción de la higiene, los embajadores están confinados y los medios de comunicación estatales insisten en la necesidad de una «sumisión estricta» a las órdenes. Algunos diplomáticos consideran que se trata de medidas «sin precedentes».

El Consejo de Seguridad de la ONU se declaró el jueves dispuesto a adoptar exenciones humanitarias a sus sanciones económicas contra Corea del Norte para ayudar a este país a luchar contra la epidemia de coronavirus, según el embajador alemán en la ONU, Christoph Heusgen. Pero «el problema actualmente es que Corea del Norte ha cerrado sus fronteras», dijo el embajador.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta