El equipo de campaña de Donald Trump demandó el miércoles por difamación al diario The New York Times por una columna de opinión publicada hace casi un año que mencionaba un acuerdo entre el presidente ruso, Vladimir Putin, y el mandatario estadunidense durante su anterior campaña electoral con el fin de lograr su triunfo en 2016.

Es la primera vez que Trump o su equipo demandan al grupo de prensa, criticado regularmente por el exmagnate inmobiliario neoyorquino desde el comienzo de su primera campaña presidencial en 2015.

La organización «Donald J. Trump For President» reclama indemnizaciones por daños y perjuicios «de millones» de dólares, según el documento presentado el miércoles ante la corte penal estatal de Nueva York.

Trump se queja ante la justicia de una columna de opinión de Max Frankel, exdirector ejecutivo del diario entre 1986 y 1994, titulada «El quid pro quo real de Trump con Rusia», en alusión a la locución latina que significa favor por favor.

«No había necesidad de colusión electoral detallada entre el equipo de campaña de Trump y la oligarquía de Vladimir Putin porque tenían un acuerdo global: el quid de ayuda en la campaña contra Hillary Clinton por el quo de una nueva política exterior pro-rusa», escribió el periodista en su columna del 27 de marzo de 2019.

«Cuando publicó esos comentarios, el Times sabía muy bien que no eran ciertos. Pero el Times lo publicó de todos modos, sabiendo que eran falsos y que engañarían a sus propios lectores «, escribió el equipo de campaña en un documento firmado por su abogado, Charles Harder, sin precisar que la columna apareció en la sección de opinión del periódico.

La decisión de publicar la columna fue tomada «debido a la orientación extrema del Times y de su animosidad contra el equipo de campaña» de Trump, pero también para «influenciar la elección presidencial en noviembre de 2020».

«El equipo de Trump acudió a la justicia para castigar a un columnista por tener una opinión que ellos consideran inaceptable. Felizmente la ley protege el derecho de los estaduunidenses a expresar juicios y conclusiones, en particular cuando se trata de hechos de importancia para la opinión pública «, respondió una portavoz del New York Times en un comunicado enviado a la AFP.

Por su parte, Bernie Sanders, senador y candidato a la investidura demócrata, declaró.

«Trump llamó a la prensa ‘enemigo del pueblo’. Y hoy, inspirándose en sus amigos dictadores en el mundo, intenta atacar la libertad de prensa al demandar al New York Time. Ya basta», sentenció.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta