El representante de la Oficina de la Unesco en México, Frédéric Vacheron, alertó sobre los desafíos que enfrentan las lenguas maternas en la actualidad, pues se calcula que se encuentra en peligro el 40 por cientos de las alrededor de siete mil lenguas que se reconocen en el planeta.

“Es el problema más grave al que se enfrentan los pueblos indígenas a nivel mundial; una cifra semejante arroja que 40 por ciento de los habitantes del planeta no tiene acceso a una enseñanza en lengua materna, en lengua que hablan o comprende, aun cuando exista evidencia de que una educación de calidad debe partir de la lengua hablada en el hogar”, especificó Vacheron.

Durante el Congreso Internacional de Lenguas en Riesgo, se refirió a otro desafío importante para las lenguas indígenas: su presencia en Internet, lo que debiera ser considerado como el indicador más claro de la vitalidad lingüística de un país.

“Todavía hay muchas lenguas que no están presentes en Internet: se estima que de las siete mil lenguas en el mundo, apenas 10 representan más del 80 por ciento, con el inglés y el chino como lenguas dominantes”, expresó Vacheron.

En el primer día de actividades del congreso, celebrado en el Salón Adolfo López Mateos del Complejo Cultural Los Pinos, Juan Gregorio Regino, director del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI), llamó a crear nuevos canales de comunicación, darle una nueva forma institucional a los procesos comunitarios, regionales y nacionales, sobre todo, una problemática global desde lo local, “desde nuestras trincheras”.

“Somos lenguas que hemos sobrevivido sin un espacio propio, sin un gabinete, sin in presupuesto. Aun así, somos hoy el reductor más firme y transparente de la supervivencia humana. Estamos aquí para vislumbrar que no mueran nuestros sueños, para construir un mundo donde nadie se quede atrás, donde nadie se quede afuera”, dijo.

En un encuentro con hablantes de diversos continentes, Natalia Toledo, subsecretaria de Diversidad Cultural, de la Secretaría de Cultura, reiteró que en el gobierno federal se tiene la encomienda de dar prioridad a los pueblos indígenas, “quienes han sido marginados históricamente y con los que la nación tiene una deuda”.

Para ello, la labor de la Secretaría será revertir este proceso de desplazamiento lingüístico, combatir las ideologías colonialistas que se traducen en racismo, “que excluyen a las lenguas indígenas y las catalogan como obstáculos para el desarrollo del país”.

En una de las participaciones más emotivas del Congreso, Nicari Chimba Santillán, hablante de kichwa de Ecuador, llamó a dejar de pensar en la lengua sólo como un elemento lingüístico y llevarlo hacia las emociones, porque se trata del medio usado por las comunidades para referirse a “nuestros ríos, selvas, montañas; es decir, cuando hablando de lenguas en riesgo, estamos hablando de justicia, es justicia ecológica. Es necesario verle así. Si nuestras lenguas mueren, se muere la diversidad del mundo”.

Las actividades del Congreso Internacional de Lenguas en Riesgo concluyen este miércoles, y se espera que las conclusiones contribuyan al debate del encuentro de Alto Nive Construyendo un Decenio de Acciones para las Lenguas Indígenas, a desarrollarse a partir del jueves y donde se espera la asistencia de la directora general de la Unesco, Audrey Azouley.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta