El Senado se comprometió a que en una semana estará lista la propuesta de modificación al dictamen de outsourcing, el cual será revisado artículo por artículo para erradicar las prácticas abusivas, pero sin aplastar a empresas y cuidando de preservar la competitividad, productividad así como la calidad de los empleos.

Al quedar instalada la mesa de alto nivel en la que participan: Senado, Cámara de Diputados, Secretaría del Trabajo, Unidad de Inteligencia Financiera, Procuraduría Fiscal, Instituto Mexicano del Seguro Social y el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores así como el sector privado, los empresarios exigieron que no se sobrerregule el outsourcing, al sostener el presidente del Consejo Mexicano de Negocios, Antonio del Valle, que la ley vigente es suficiente y bastaría con aplicar las reformas recién aprobadas en materia fiscal y laboral, junto con la inspección a empresas.

“Una sobrerregulación altamente restrictiva conllevaría a efectos nocivos en la economía, no solo se perderían empleos, sino se pondrían en riesgo los ingresos por las exportaciones que hacen uso extensivo de esta forma de contratación legal”, dijo.

El titular del Infonavit, Carlos Martínez, dijo que desde enero que aplica ya la reforma contra empresas fachadas y fantasmas, el instituto aumentó su recaudación en mil 600% y pasó de 37 millones de pesos a 662 de pesos.

Mientras que el procurador fiscal, Carlos Romero, insistió en que se aplique a los outsourceros la reforma fiscal que penaliza a las empresas fachada y simuladoras, pues al eludir pagos al IMSS o Infonavit podrían caer en defraudación fiscal y hasta delincuencia organizada, por lo que para marzo se podrían liberar las órdenes de aprehensión contra quienes han incurrido en ese delito que merece prisión preventiva oficiosa.

En su turno, los senadores morenistas Ricardo Monreal y Germán Martínez, afirmaron que su partido no defenderá a capa y espada el dictamen de la Comisión del Trabajo, que preside Napoleón Gómez Urrutia, y no se pretende aplastar a las empresas; por lo que se buscará el consenso sin ejercicios dilatorios para que en cuatro sesiones queden listos los ajustes a los 13 artículos del dictamen.

Ante los coordinadores parlamentarios de oposición e invitados del sector privado, Monreal señaló que durante décadas las leyes se desdeñaron y la subcontratación pasó de ser un recurso valioso para las empresas, que simulan hacer uso de ella para evadir el pago de impuestos.

Por ello, en cuatro sesiones habrá ajustes al dictamen que estarán listos en una semana, tras revisar artículo por artículo.

A ello, el ex director del IMSS, Germán Martínez, aclaró que Morena no está a favor de defender a capa y espada el dictamen y se comprometió que esta reforma no va aplastar a las empresas, pero sí saldará la deuda social con los trabajadores.

“Consenso que prohíba y castigue esas prácticas ilegales, que dé cobertura social, consenso que no aplaste don Antonio del Valle, a eso me comprometo. Competitividad sí, productividad sí; la instrucción es cuidar la empresas, la deuda social y acabar con la práctica ilegal de la subcontratación, que son ladronerías y sinvergüenzadas”.

En su turno, Antonio del Valle planteó que están de acuerdo con el registro de empresa de subcontratación, con las inspecciones laborales, las revisiones fiscales y se implemente la Ley Federal del Trabajo como está, pues no ha terminado de aplicarse a cabalidad. “Por esa razón no debería reformarse algo que aún no ha sido probado y medido con suficiente tiempo”.

Advirtió que una sobrerregulación o altamente restrictiva llevaría a perder empleos, poner en riesgo los ingresos por exportaciones porque varios sectores prioritarios para el país hacen uso extensivo de esta forma de contratación legal.

“La tercerización y la subcontratación, deben estar permitidas y bien reguladas en actividades preponderantes, prioritarias, directas, indirectas o accesorias; permanentes y temporales. Restringirlas no sólo atenta contra la permanencia y generación del empleo en México, sino que emitiría señales negativas y de incertidumbre a los inversionistas nacionales y extranjeros”.

Por la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin), Francisco Cervantes coincidió en que la subcontratación es un cáncer, pero sobrerregularla o cambiar la ley laboral afectará a las empresas más pequeñas.

“Antes de cambiar nuestra ley laboral es necesario atacar las prácticas de elusión y evasión fiscal, a través de la aplicación de los recientes cambios al Código Fiscal de la Ley de Delincuencia Organizada y a la Ley de Seguridad Nacional, los cuales le otorgan herramientas suficientes a la autoridad para vigilar y sancionar a quienes han venido defraudando al erario público, afectando también a los trabajadores y a los patrones del país. Todos sabemos que el uso de empresas fantasma o fachada, así como el uso de facturas falsas que está íntimamente ligado a la subcontratación ilegal”.

A la reunión acudieron el director del IMSS, Zoé Robledo; la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde; Lorenzo Roel, de la Comisión Laboral de Coparmex; Octavio Carvajal Bustamante, presidente de la Comisión de Trabajo de Concamin; Fernando Illanes; Armando Guajardo; Raúl Maillard; Ricardo Cervantes, entre otros.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta