Integrantes de la dirección nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD) denunciaron ante la Fiscalía General de la República (FGR)al presidente Andrés Manuel López Obrador por los delitos de concusión y cohecho, por supuestamente pedir ‘moches’ a empresarios con motivo de la rifa del avión presidencial.

Fernando Belaunzarán, integrante de la dirección del PRD, acusó que durante la cena en la que López Obrador pidió a empresarios adquirir boletos para la rifa del avión presidencial, violó la Constitución, el Código Penal, entre otras leyes.

El perredista acusó al gobierno federal de no transparentar los recursos que recibirá de los empresarios por la compra de boletos para la lotería.

“La pregunta es por qué Andrés Manuel López Obrador quiere ocultar esa información, se niegan a transparentar qué empresarios donaron y cuánto dinero se destinó para comprar ‘cachitos’ de lotería en una rifa que no es rifa, y que es del avión presidencial pero que tampoco se sortea la aeronave, irónico”, dijo.

Consultado por MILENIO, Belaunzarán consideró que todos los empresarios se sintieron extorsionados y es poco optimista con la denuncia, «me temo por desgracia que prevalecerá la impunidad y no por falta de pruebas sino por carencia de autonomía (de la FGR)».

«El propio López Obrador confiesa la ‘transa’ al negarse a transparentar las compras de ‘cachitos’ con el evidente objetivo no cruzar esa información con los contratos otorgados y quede al descubierto el moche», afirmó.

Según el artículo 218 del Código Penal, “comete el delito de concusión el servidor el servidor público que con el carácter de tal y a título de impuesto o contribución, recargo, renta, rédito, salario o emolumento, exija, por sí o por medio de otro, dinero, valores, servicios o cualquiera otra cosa que sepa no ser debida, o en mayor cantidad que la señalada por la Ley”.

View image on TwitterView image on Twitter

El artículo 222 del mismo código señala que “cometen el delito de cohecho: el servidor público que por sí, o por interpósita persona solicite o reciba ilícitamente para sí o para otro, dinero o cualquier beneficio, o acepte una promesa, para hacer o dejar de realizar un acto propio de sus funciones inherentes a su empleo, cargo o comisión (…)”.

 

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta