Este miércoles la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) presentó ante el agente del Ministerio Público del municipio de Isidro Fabela a Giovana N y Mario N, dos presuntos responsables del feminicidio de la pequeña Fátima Cecilia, de siete años de edad.

La pareja permanecía en casa del familiar de uno de ellos cuando fueron detenidos; habían llegado la mañana del sábado y se les acusa de privación ilegal de la libertad con fines de dañar a la víctima.

De acuerdo con la fiscalía mexiquense, la captura se dio gracias al cruce de informaciones con la Fiscalía de la Ciudad de México (FGJCDMX), la Secretaría de Seguridad Ciudadana capitalina (SSCCDMX) y la Secretaría de Seguridad del Estado de México (SSEM).

La detención

Fue un vecino de la zona del municipio de Isidro Fabela quien realizó la denuncia a la SSEM y alertó de la probable presencia de los presuntos feminicidas en calles de la comunidad de La Palma.

Tras el reporte, elementos de seguridad y de la Fiscalía realizaron operativos de vigilancia hasta dar con las personas, quienes cumplían con las características de búsqueda; los entrevistaron y acto seguido la pareja ofreció dinero a los uniformados para que les permitieran huir.

Tras el intento de soborno los policías procedieron a realizar la detención de ambos; con apoyo de elementos de la Guardia Nacional los pusieron a disposición del representante oficial de la FGJEM en el municipio de Atizapán por la probable comisión del delito de cohecho en flagrancia, de acuerdo con información proporcionada por la misma dependencia.

En las próximas horas se determinará la situación jurídica de los detenidos.

Vivieron en casa de Fátima

De acuerdo con información difundida por la cadena Televisa, Giovana y Mario vivían desde hace poco más de un año en dos cuartos de la calle San Felipe 17.

Según las investigaciones, Gionava había habitado unos meses en la casa de la familia de Fátima, ubicada en la calle María Dolores Obregón en la colonia San Sebastián, Tláhuac.

María Magdalena Antón, mamá de Fátima, vendía dulces en el crucero de las calles Francisco Villa y avenida Xochimilco-Tulyehualco, en donde en ocasiones acudía con sus hijos, quienes también le ayudaban, según declaraciones de sus vecinos.

Esta nota originalmente se publicó en El Heraldo de México

Compartir

Dejar respuesta