El decreto presidencial por el cual se prohíbe la importación y comercialización de cigarros electrónicos afectará la lucha contra el tabaquismo, señaló la asociación civil Pro Vapeo.

En un comunicado, el organismo calificó de “agresiva” y “autoritaria” la decisión del gobierno, pues dijo que esto mermará la lucha contra el tabaquismo en el país pues dejará vulnerables a las personas que están en proceso de dejar de fumar a través del uso de vaporizadores.

“Lo grave de este tipo de políticas agresivas, autoritarias e impulsivas, basadas en el pánico, es que pueden producir que cientos de miles de personas que ya no fuman vuelvan a fumar; es resultado de una política errónea”, afirmó el director general de la institución, Roberto Sussman.

Expuso que la medida publicada en el Diario Oficial de la Federación (DOF) será contraproducente, en virtud de que restringirá la disposición de vaporizadores, los cuales, afirmó el especialista, han demostrado funcionar como una efectiva herramienta para combatir el tabaquismo y de lo cual, apuntó, un estudio del Reino Unido da cuenta de ello.

“Es un instrumento que están usando los británicos a nivel gobierno para combatir el tabaquismo y les ha funcionado muy bien porque su porcentaje de fumadores bajó del 20 al 15 por ciento en cinco años”, afirmó el representante de la organización.

Añadió que “vapear no es fumar”, pues explicó que la primera actividad consiste en la vaporización de sustancias, mientras que el segundo es la combustión del tabaco, lo cual genera severos daños a los pulmones de quien fuma.

Agregó que otra consecuencia del decreto presidencial es que fomentará “el mercado negro” de los vaporizadores, con el riesgo de que proliferen productos de dudosa calidad, a diferencia de lo que sucedería si se aprobara una regulación para la distribución y venta de ese tipo de dispositivos.

“Es un desastre el decreto porque todas las prohibiciones llevan al mercado negro y problemas sociales y agravan los problemas que ya existen; esa es una experiencia histórica que tenemos con todas las prohibiciones; entonces yo no veo que vaya a beneficiar esta prohibición”, dijo Sussman.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta