Un proyector frontal ha dejado de ser el elemento principal de las salas de cine. La industria ha comenzado a realizar cada vez más desarrollos para optimizar la experiencia de los consumidores y hacer frente a la competencia que representan las plataformas audiovisuales y otras innovaciones.

En el mundo existen cerca de 200 salas Screen X (con proyecciones laterales); en México el primer desarrollo de este tipo lo trajo la cadena Cinépolis, que arrancó recientemente con el proyecto piloto de dicha propuesta.

«Vamos a seguir buscando diferenciados porque al final la competencia en México y los 17 países en los que estamos es muy importante», señaló en entrevista Ramón Ramirez, director de relaciones públicas de la compañía.

Sin mencionar el monto de inversión de la empresa para este desarrollo el directivo de Cinépolis expuso que la intención es abrir una segunda sala para abril de este año.

«Queremos que a través de la tecnología se puedan generar más experiencias para hacer un concepto mucho más envolvente», afirmó.

Las salas Screen X cuentan con cuatro protectores diferentes al de la pantalla principal que a través de paneles con aislantes auditivos y un proceso de post producción extra, extienden la imagen en distintos momentos a quienes se encuentran en el sitio.

«Si estuviera 100 por ciento se saturaría. Entran en ciertos momentos es poco más de 40 minutos de la duración total de la película, para que los efectos que entran estén en el momento correcto», afirmó el directivo.

Además, compañía de Alejandro Ramírez que el año pasado lideró el número de aperturas de salas de cine ya está planeando la inversión de este desarrollo para el cual se asoció nuevamente con CG Group (con quiénes trajeron sus salas 4X) en países como Chile.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta