ZIRÁNDARO.

Los enfrentamientos entre grupos criminales han dejado temor y al menos tres mil desplazados en comunidades de Zirándaro, denuncian habitantes de la región.

Casas perforadas por las balas, terrenos “empedrados” con casquillos percutidos, un vehículo artillado quemado y la vigilancia del Ejército y la policía local es el saldo en la comunidad de El Chivo, luego de una semana del último enfrentamiento entre miembros de La Familia Michoacana y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), ocurrido el sábado 8 de febrero.

«La población comenta que ése sábado, a las 3 de la tarde, aproximadamente, un grupo de la Familia Michoacana se encontraba aquí, pagando a sus trabajadores, cuando de pronto ingresaron camionetas artilladas del Cártel Jalisco. Se inició una balacera y luego una persecución que duró poco más de cinco horas”, explicó Gregorio Portillo Mendoza, alcalde de Zirándaro.

Casas abandonadas, calles solas y la escuela sin clases es el panorama en al menos siete comunidades del municipio.

En El Chivo hay cientos de casquillos percutidos que dejó el enfrentamiento en el  que murieron tres presuntos delincuentes y dos más fueron detenidos, según la cifra oficial. Además de una camioneta blindada que fue incinerada durante la reyerta armada.

A decir del alcalde, los delincuentes circulan sus armas y vehículos enfrente del Ejército, lo que demuestra una falla en los operativos para disminuir los índices delictivos.

«Ustedes se preguntan, ¿cómo es posible que tenemos aquí afuera un vehículo artillado que quedó incinerado del Cártel Jalisco Nueva Generación, que ingresa de Huetamo, Michoacán, que atraviesa la cabecera municipal, donde tenemos acuartelado al Ejército mexicano?, entonces, ¿cuál es el problema? Que no funcionan los operativos, nosotros tenemos que mermar la capacidad logística de estos grupos de la delincuencia organizada para poder evitar que tomen como rehén a la población”, explicó Portillo Mendoza.

Según la autoridad local, desde noviembre del año pasado a la fecha suman más de tres mil desplazados en las comunidades de Zirándaro por los enfrentamientos entre los grupos criminales.

La situación de la comunidad de El Chivo es similar con localidades como La Calera, El Reparo, La Estancia, El Ranchito, la Ciénega y San Rafael.

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta