Ciudad de México.

El gobierno de Oaxaca puntualizó que durante la gestión de Alejandro Murat Hinojosa como director general del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) éste no pagó ni un peso a la empresa Telra Realty.

El pago de 5 mil 88 millones de pesos, aseguró, fue realizado por la siguiente administración, a cargo de David Penchyna Grub, “sin orden judicial que lo mandatara, sino por acuerdo entre éste y la empresa como ‘indemnización’ que no se encontraba pactada en los contratos respectivos; es decir, no existía pena convencional establecida”.

Sostuvo que fue la gestión de Penchyna Grub (que duró hasta el 30 de agosto de 2017, 21 meses después de que Murat Hinojosa dejó el instituto) la que decidió cambiar la estrategia y no contar con la participación del sector privado en el programa de movilidad hipotecaria, además de pagar a la empresa de manera inexplicable, injustificada e insólita 5 mil 88 millones de pesos, sin que se conozcan los motivos y sin existir litigio alguno, ni mucho menos orden judicial.

Por mandato de ley, quien está facultado para aprobar los nuevos programas e iniciativas del instituto es el consejo de administración, previo estudio de los respectivos comités, como se hizo en este caso con el programa de movilidad hipotecaria. Tanto los comités como el consejo están conformados de manera paritaria por representantes de los trabajadores, del sector empresarial y del gobierno, como es públicamente conocido, precisó la administración estatal.

Detalló que el programa de movilidad hipotecaria fue presentado para su estudio y aprobación ante el comité de riesgos y del consejo de administración el 25 de febrero de 2015, como ha hecho el instituto durante décadas para operar varios programas y servicios con distintos actores de la iniciativa privada, por ejemplo, el Mejoravit, la cobranza o la recaudación.

Remarcó que hasta el 30 de noviembre de 2015, cuando Alejandro Murat Hinojosa renunció a la dirección del instituto, el programa no había iniciado operaciones ni se habían firmado los contratos respectivos.

“Telra Realty realizaría la inversión en la plataforma informática, la implementación, operación y promoción del programa de movilidad hipotecaria y tendría la exclusividad sólo durante los primeros cinco años, siempre que cumpliera con 100 mil operaciones en ese lapso.

Durante ese periodo la inversión del Infonavit sería nula y “se aprovecharía en favor del instituto la inversión de la empresa en los años en que iniciara el programa en un mercado nuevo –y por tanto tuviera menor demanda y una expectativa incierta–, quedando después a favor del instituto la plataforma tecnológica y su posicionamiento.

Inclusive si se hubieren cumplido las metas planteadas en los contratos con Telra Realty de realizar 100 mil operaciones de movilidad hipotecaria en cinco años con viviendas de valor promedio de 300 mil pesos, las comisiones que hipotéticamente habría recibido la empresa hubiesen sido de 10 por ciento de dichas operaciones; es decir, alrededor de 3 mil millones de pesos.

A ese monto habrían tenido que descontarse gastos de implementación, operación, promoción y la plataforma tecnológica del programa, así como de las viviendas iniciales.

Así, “en el mejor de los casos, las utilidades de la empresa en cinco años no hubieran sido ni de la mitad de la indemnización pagada por la administración de David Penchyna a Telra Realty.

El mercado secundario o movilidad hipotecaria no existía entonces en México. Desde mayo de 2018, cuando empezó a operarlo el Infonavit, no ha dado resultados. En el esquema con Telra Realty el riesgo y la inversión eran de la empresa, pero el Infonavit mantenía la rectoría mediante una alianza estratégica en dos fideicomisos, a fin de transparentar las operaciones. La comisión por las operaciones inmobiliarias firmada en los contratos era la aprobada por el consejo de administración, contra el riesgo total de Telra Realty, concluyó.

El pasado lunes, el titular de la Fiscalía General de la República, Alejandro Gertz Manero, dio a conocer que la dependencia recuperó 2 mil millones de pesos provenientes de un presunto desvío de 5 mil millones de pesos del Infonavit a una empresa en la pasada administración federal.

El dinero fue entregado al Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado y se destinará al pago de los premios de la eventual rifa del avión presidencial. El anuncio se hizo en presencia del presidente Andrés Manuel López Obrador durante la conferencia mañanera.

Esta nota originalmente se publicó en La Jornada

Compartir

Dejar respuesta