Cuatro piezas arqueológicas originarias de Oaxaca han sido repatriadas de Italia y Alemania en donde se hallaban de manera ilegal y en manos de coleccionistas particulares, informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Fuerzas policíacas italianas recuperaron en 2018, seis fragmentos de figurillas antropomorfas de estilo zapoteco, elaboradas en barro, procedentes del actual estado de Oaxaca, y cuya antigüedad se estima entre 200-600 d.C.

En enero de este año 2020, México logró la recuperación y repatriación de tres piezas arqueológicas procedentes de las culturas del Golfo, Oaxaca y Campeche, que se encontraban en Alemania; gracias a las gestiones de la Embajada de México en ese país, las piezas arqueológicas fueron entregadas voluntariamente y sin acción judicial.

Se trata de una urna zapoteca, elaborada en barro (200 – 500 d.C.); un fragmento de figura antropomorfa de barro (500 – 900 d.C.); y una figurilla antropomorfa hecha con ese mismo material, sin cronología. Están bajo resguardo de la Consultoría Jurídica de la Secretaría de Relaciones Exteriores. También, del país germano se repatrió un fragmento de figura antropomorfa (200-600 d.C.) de estilo teotihuacano.

En igual sentido, como resultado del trabajo de cooperación internacional, en 2019 se logró la recuperación de un vaso trípode elaborado en barro, de estilo teotihuacano (200 – 650 d.C.); de un fragmento de figurilla antropomorfa del mismo material, de estilo huasteco (1000 – 1521 d.C.); y de una vasija efigie con la representación de un ave, de la tradición Tumbas de Tiro (300 a.C. – 600 d.C.). La procedencia de las piezas arqueológicas corresponde las actuales regiones culturales del centro de México, la Costa del Golfo y Occidente.

La dependencia precisa que México y Sudamérica conforman dos de las áreas geográficas con mayor patrimonio arqueológico e histórico en el continente americano. En nuestro país, la Secretaría de Cultura, a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), lleva a cabo acciones permanentes de registro de bienes, concientización a la población y capacitación a las entidades aduanales, de investigación y tutela del patrimonio, para prevenir y combatir el saqueo y tráfico ilícito, actividad que quebranta la memoria histórica de nuestra nación. Derivado de esta labor, en el último año se logró la recuperación de poco más de cuatro mil 550 piezas arqueológicas e históricas, decomisadas en el extranjero.

Compartir

Dejar respuesta