Un niño murió luego de que fuera dejado dentro de un vehículo estacionado con los vidrios cerrados en inmediaciones de la delegación de Servicios Educativos de la región Acapulco-Coyuca de Benítez, en Guerrero.

El dueño de la unidad dejó al menor dentro y cuando regresó, encontró al niño con molestias graves, por lo que pidió auxilio.

Servicios de emergencia llegaron al lugar y trasladaron al menor al Hospital Privado de Magallanes, en Acapulco.

Sin embargo, el menor falleció presuntamente por una asfixia.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta