La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), tomó en sus manos el caso de una mujer que fue recluida en la cárcel varonil distrital de Calera en Zacatecas, donde fue violentada sexualmente por los presos.

Para ello, inició un diálogo e intervención con su homóloga en la entidad y las autoridades de la misma «con la finalidad de generar medidas eficaces tendentes a la protección integral de los derechos humanos de una mujer que fue recluida de forma irregular en una prisión distrital en donde fue violentada».

En un comunicado de prensa, la CNDH se refirió a lo sucedido en esa cárcel.

«No es considerada mixta, sino varonil, por lo que es inaceptable que se haya determinado, de manera irregular, el ingreso de una persona del sexo femenino».

La jóven sufrió violencia sexual por parte de los presos, «habiendo en la entidad federativa un centro penitenciario ex profeso para mujeres», señala la defensoría nacional.

La dependencia criticó que a sabiendas de conocer esa irregularidad, la joven no haya sido trasladada de inmediato al centro penitenciario Femenil de Zacatecas, teniendo que esperar la determinación judicial.

El hecho da pie para que la CNDH recuerde que «los centros distritales se encuentran por debajo de los estándares mínimos de reclusión penitenciaria para ofrecer condiciones de internamiento digno y seguro. Los centros penitenciarios que alojan a hombres y mujeres en algunas entidades federativas no reúnen las condiciones de habitabilidad e infraestructura adecuadas para ellas».

La CNDH, informó que a través de una de sus Visitadurias, dará seguimiento al caso para deslindar responsabilidades.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta