La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) anunció la creación del Consejo Latinoamericano del Centro de Investigación y Formación Interdisciplinar para la Protección del Menor (Ceprome Latinoamérica), con el fin de promover la prevención de violencia y abusos contra los menores de edad en América Latina.

El Consejo, que depende de la Universidad Pontificia de México, está integrado por laicos, miembros de vida consagrada y sacerdotes que representan a Argentina, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Chile, México, El Salvador y Venezuela, quienes promoverán una capacitación constante para evitar los abusos al interior de la Iglesia católica.

El Ceprome Latinoamérica cuenta con el apoyo del Centre for Child Protection de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.

El Consejo detalló que tendrá como objetivo la formación académica, capacitación, investigación y asesoría permanente al servicio de la Iglesia y de la sociedad en América Latina, para promover la cultura de protección de los menores y de las personas en situación de vulnerabilidad.

«Este Consejo Latinoamericano quiere consolidar la cultura del encuentro desde la escucha y cercanía con las personas más vulnerables a través de cursos, talleres, congresos y publicaciones que impulsen y fortalezcan a las diferentes Comisiones de prevención y protección de la niñez y la adolescencia en América Latina promoviendo una Pastoral de la confianza, donde las relaciones humanas construyan fraternidad», explicó.

Adelantó que este año se realizarán dos congresos destinados a la formación continua, además del tercer Diplomado de la prevención y otras actividades en diversos países como Venezuela, Perú, El Salvador, Honduras, Brasil, Costa Rica, Ecuador, México y Chile.

A principios de este año, la CEM anunció que la protección de menores se encuentra entre sus prioridades para 2020.

La Universidad Pontificia de México es la única institución en el mundo a la que se le ha concedido la filiación con el Centro de Protección para la Infancia (CCP), con sede en la Universidad Pontificia Gregoriana en Roma, Italia.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta