El gobierno federal contará, en junio próximo, con el Plan Maestro que indicará el potencial del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec y que permitirá definir el potencial de la zona, el tipo de empresas que se deberán instalar y, con base en eso, definir los incentivos fiscales que se ofrecerán a los inversionistas, informó Rafael Marín Mollionero, Director General del Corredor de Istmo de Tehuantepec.

Durante su participación en la Exporail 2020, que organizó la Asociación Mexicana de Ferrocarriles (AMF), dio a conocer que se dio un contrato, por 30 millones de pesos a la consultora de Singapur, Surbana Jurong, misma que ha comenzado a realizar tal Plan Maestro.

Explicó que de inicio se tiene planeado que el gobierno podría ofrecerá los mismos incentivos que estaban considerados para la Zonas Económicas Especiales, como no pagar Impuesto sobre la Renta (ISR) ni Impuesto al Valor Agregado (IVA) en los primeros 10 años y, luego, sólo la mitad del monto de esas cargas impositivas.

Por otro lado, informó que la semana pasada se emitieron los fallos de la licitación de las obras para rehabilitar la vía del Ferrocarril del Istmo de Tehuanpec, en donde se asignaron 5 tramos de alrededor de 40 kilómetros cada uno, al mismo número de consorcios conformados y en donde participaron un total de 90 empresas, con un valor conjunto del contrato superior a los 3 mil millones de pesos.

Entre las empresas que encabezan tales consorcios destacan: La Peninsular Compañía Consructora, Construcciones Urales, Comsa Infraestructura, Ferro Maz y Construcciones y Maquinaria SEF, mismos que deberán hacer entregar, ya renovada, de la porción de la vía que se les asignó.

Por otro lado, en entrevista tanto Marín como José Sánchez, designado como director del Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec (FIT), comentaron que la Auditoría Superior de la Federación ya realiza las auditorías respectivas de las obras realizadas a los tramos de la vías del FIT, que incluye las del tren Chiapas – Mayab, en donde durante la pasada administración se destinaron más de 5 mil millones de pesos para la rehabilitación de la vía, pero que no se observa la aplicación de esas inversiones.

Explicó que lo anterior se refleja en el hecho de que los trenes sólo pueden circular a una velocidad máxima de entre 10 y 20 kilómetros por hora y que la nueva meta es que se elevé a entre 65 y 70 kilómetros por hora.

Destacaron que se estará a la espera de que los resultados de la investigación de la ASF, pero que “esas inversiones no se ven”.

 

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta