El presidente de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), Bernardo Rodríguez Alamilla, informó que se dictaron medidas cautelares para la saxofonista María Elena Ríos y su familia, ante las represalias que puedan sufrir.

Rodríguez Alamilla explicó que se solicito a la Fiscalía General del Estado un pronto esclarecimiento de los hechos; a la Secretaria de Seguridad Pública una orden de protección y a la Secretaria de Salud que se cumpla con los gastos médicos de la afectada.

Recordó que desde que se dio a conocer el caso, una oficina regional en la zona de Huajuapa recibió la queja y precisó que desde ese momento se exigió información a las instancias y se buscó el contacto directo con los familiares, tanto con los padres como la hermana.

“y a partir de ese momento se ha dado un proceso de acompañamiento permanente directo en la medida que las propias afectadas no lo permita, ni un paso adelante, ni un paso atrás”, afirmó.

El titular de la DDHPO dijo que el caso de la saxofonista es un caso que “nos lastima como sociedad y no podemos dejar ni permitir que un ataque de odios de estas magnitudes se replique, ni en Oaxaca, ni en México”

Consideró que en el país hay crímenes de odio porque hay un alto nivel de impunidad a los criminales y hay una grave descomposición social en el país.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta