En la presa de La Boquilla, unos cien campesinos replegaron a gritos y empujones a elementos de la Guardia Nacional.

CIUDAD DE MÉXICO.

El inicio del año ha representado un desafío para la Guardia Nacional, ya que, en un mes y una semana, se han registrado cinco asesinatos de elementos federales, humillaciones a integrantes de la corporación, así como persecuciones y retenciones.

El número de elementos federales asesinados en lo que va del año representa una tercera parte de la
cifra reportada en todo 2019, la cual ascendió a 16, de acuerdo con la organización Causa en Común.

Además, durante 2020 se tiene registro de cinco guardias heridos en enfrentamientos, así como tres muertos en un accidente.

Aunado a los ataques, los miembros de la Guardia Nacional han vivido situaciones difíciles como el desalojo de la caravana de centroamericanos en Chiapas y la retención de sus elementos en el triángulo del huachicol, en Puebla.

Guardia enfrenta balas y humillación

Tienen que aguantar huevazos, pedradas, repliegues, retenciones, sin que puedan responder al 100%.

Lejos de recibir abrazos y no balazos, elementos de la Guardia Nacional han enfrentado un arranque de año violento, con humillaciones, al registrarse al menos cinco asesinatos de elementos federales, contra 16 que hubo en todo 2019.

Según Causa en Común, en 2019 hubo 16 asesinatos de elementos de la Guardia Nacional-Policía Federal, mientras en un mes y una semana de 2020 suman ya cinco.

El 3 de febrero pasado, dos elementos de la Guardia Nacional que habían sido reportados como desaparecidos fueron asesinados y sus cadáveres arrojados en un basurero clandestino en el municipio de Cotaxtla, Veracruz.

Lo anterior fue confirmado por la Fiscalía General de la República, que había recibido la denuncia por la desaparición de ambos, por separado.

El 13 de enero, sobre la carretera Aldama y luego sobre la rúa a Ojinanga, la persecución entre sicarios y elementos de la Policía Federal de Caminos dejó como saldo dos elementos de la corporación policiaca muertos.

Los elementos Mónico “N” y Alejandro “N” fueron agredidos por un comando a bordo de una unidad Ford Platinum de color negro, lo que provocó la respuesta y persecución por parte de los policías, pero con un saldo trágico para los agentes.

El primer día del año, un policía federal adscrito a Querétaro fue asesinado al interior de su domicilio en Hueyapan de Ocampo, Veracruz.

Según los hechos, fue atacado a balazos por un sujeto que irrumpió en la vivienda donde se encontraba con su familia, la cual se ubica a escasos metros del palacio municipal.

El Día de Reyes, un exmando que recién había renunciado a la Policía Federal viajaba en su camioneta con su esposa e hija de 11 años cuando se detuvo cerca del Starbucks de Amozoc, Puebla, hasta donde llegaron dos sujetos para dispararle en la cabeza. Su familia se salvó pues había ido al sanitario.

En cuanto a guardias heridos, se tienen al menos cinco, cuatro de ellos en una refriega con criminales en León, Guanajuato, el pasado 21 de enero y uno más en Oaxaca, el 24 de enero.

Y aunque no murieron directamente a manos del crimen, lo cierto es que el pasado 14 de enero un vehículo oficial que había hecho decomisos de armas en Reynosa, Tamaulipas, cayó por accidente al canal de Anzaldúas, donde murieron ahogados tres oficiales de la Guardia Nacional y otro más de la Secretaría de la Defensa Nacional.

El arranque difícil de la Guardia Nacional en 2020 no para ahí, pues en lo que va del año han enfrentado situaciones complicadas, como el desalojo de la caravana de centroamericanos en Chiapas, donde los migrantes los agredieron verbalmente e incluso les tiraron piedras, resultaron varios agentes descalabrados.

En Guerrero y Oaxaca, elementos de la Guardia han tenido al menos tres incidentes con pobladores que los han retenido a cambio de que se les cumplan sus exigencias.

Por ejemplo, en la zona serrana del municipio de Leonardo Bravo habitantes retuvieron a elementos del Ejército, la Guardia y la Policía del estado, para evitar que salieran del poblado de El Naranjo, donde se registraron balaceras en días previos y pedían que se mantuviera la seguridad.

En el triángulo del huachicol, en Puebla, elementos de la Guardia fueron retenidos en Tecamachalco, luego de que incautaron una pipa con gas LP y una camioneta.

El pasado 3 de febrero, elementos de la Guardia acudieron a desbloquear la vía Apatzingán-Aguililla, en Michoacán, pero fueron recibidos por habitantes de Cenobio Moreno a punta de huevazos, por lo que tuvieron que replegarse para no caer en provocaciones.

El 4 de febrero, un centenar de campesinos afiliados a El Barzón replegaron a empujones y gritos a elementos de la Guardia que custodiaban la presa La Boquilla, en Chihuahua, hasta que lograran que se retiraran del lugar.

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta