«La señora no tiene vergüenza”, fueron las únicas palabras que Fernando Flores pudo expresar ante la solicitud de Mónica Villegas (directora del plantel) de declararse culpable para tener un juicio abreviado.

Fernando perdió su centro trabajo en el colapso del Colegio Enrique Rébsamen por el sismo del 19 de septiembre de 2019, pero también a su hijo Santiago, de 7 años, cuyo cuerpo sacó de los escombros. En ese momento, el profesor de Historia terminó por enterrar la idolatría que sintió por el colegio. “Han sido meses exageradamente lentos en términos de justicia, y lento al intentar reconstruirme como persona”, dijo Fernando, en una entrevista que dio a Excélsior, hace unos meses.

A pesar de haber prestado sus servicios por más de una década, la miss Moni, quien también era dueña del colegio, sólo le dijo un frío y escueto “lo siento mucho”.

«Si como empleados decidimos entregar parte de nuestra vida y formar una comunidad que le dio estatus a su negocio, esperábamos que la directora se comportara de la misma manera, dándonos la cara y acercándose a nosotros, pero lamentablemente no sucedió así”, lamentó Fernando.

Óscar Vargas es papá de Raúl Alexis, un niño que era apasionado del fútbol.

«El viernes, durante la audiencia, nos pidió reunirnos con ella. Explicó que, más allá de lo que pasó en el 19-S, de las pérdidas de los niños y materiales, también necesita hablar de la parte humana. ¿Ahora sí le interesa lo humano, cuando estuvo escondida por más de un año?

A mí no me interesa hablar con ella, tampoco llegar a ningún acuerdo, ya que nunca se imaginó o pensó el gran daño que nos hizo a dos años cinco meses de la ausencia de mi enano. Nada de este dolor lo arregla un perdón o un arreglo económico”, aseguró.

Miriam Rodríguez es mamá de José Eduardo, quien iba a cumplir siete años cuando murió en el colapso de la escuela.

«Esta señora es muy déspota y aún no es consciente de lo que provocó. Para mí fue mucha carga emocional contenernos al tenerla enfrente”, confesó Miriam.

Por su parte, Mireya Rodríguez, mamá de Pao, de siete años, dijo que por más que García Villegas pagara la reparación del daño, eso no les devolverá a sus hijos ni reparará el daño que ocasionó en 26 familias.

“Tenían razón”

Luego de que Mónica García Villegas se declarara culpable, la jefa de Gobierno,Claudia Sheimbaum, consideró que los padres de los niños fallecidos en el Colegio Rébsamen tenían razón en su búsqueda de justicia.

«Significa que la Fiscalía, la Procuraduría, los padres y madres de familia estaban en su razón. Y, como lo dijimos desde el principio, en este caso siempre vamos a estar del lado de la justicia y de las víctimas”, expresó.

La mandataria afirmó que se ha atendido a las víctimas y garantizó que la recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos se cumplirá.

«Están trabajando con la Comisión de Víctimas de la ciudad, porque de lo que viene en las recomendaciones hay algunos temas en donde nos parece que no es adecuado cómo lo estableció la CNDH”.            — Jonás López

 

 

Esta nota originalmente se publicó en Excélsior

Compartir

Dejar respuesta