Los ejecutivos de energía chinos proyectan que el consumo de petróleo del país se desplomará 25 por ciento este mes, ya que el brote mortal de coronavirus paraliza los viajes y detiene la actividad industrial en la segunda economía más grande del mundo.

Los ejecutivos de algunas de las refinerías más grandes de China esperan que la demanda en toda la nación caiga en la asombrosa cantidad de 3.2 millones de barriles por día en febrero, una caída equivalente a más de 3 por ciento del consumo mundial respecto al año pasado.

Los precios del petróleo ya se desplomaron debido a las expectativas de una caída de la demanda, ya que las autoridades chinas pusieron en cuarentena ciudades, restringieron los viajes por aire y carretera y ampliaron los cierres de fábricas después de las vacaciones del año nuevo lunar.

Pero es probable que las proyecciones de los altos ejecutivos en China (el principal importador de petróleo del mundo) debiliten aún más la confianza del mercado. La demanda china de petróleo en febrero de 2019 fue de poco menos de 13 millones de barriles por día, de acuerdo con la Agencia Internacional de Energía (AIE).

Los países de la OPEP y sus aliados, entre ellos Rusia, están luchando para responder a una crisis de demanda que puede rivalizar con la caída del consumo que se observó en el punto más bajo de la crisis financiera mundial en 2008.

El gran grupo petrolero BP advirtió esta semana que el brote de coronavirus podrá reducir la demanda mundial de petróleo entre 300 y 500 mil barriles por día en promedio este año.

El crudo Brent, la referencia internacional, cayó más de 20 por ciento desde principios de enero, ubicándose por debajo de los 55 dólares por barril a principios de esta semana. El miércoles se recuperó ligeramente en medio de las esperanzas de que se encuentre un tratamiento para el virus.

Las refinerías chinas, que procesan el crudo para crear combustibles como la gasolina y el diésel, se enfrentan a un gran golpe a las ventas mientras Pekín batalla para controlar la propagación del brote.

“La epidemia asestó un duro golpe a nuestro negocio”, indicó un ejecutivo de una refinería china, que solicitó no ser identificado. Otro directivo señaló que si la propagación del virus alcanza su punto máximo en las próximas semanas, la demanda de petróleo de China seguirá siendo al menos 10 por ciento más baja en marzo en comparación con el año pasado.

“Todos esperan por el punto de inflexión, pero nadie sabe cuándo”, mencionó un ejecutivo de una refinería.

IMPACTO

Para Michal Meidan, del Instituto de Estudios de Energía de Oxford, es probable que haya un “impacto de entre 3 a 4 millones de barriles por día este mes”.

PRECIOS

La OPEP considera convocar a una reunión de emergencia para evitar que los precios del petróleo sigan cayendo.

VENTAS

Ejecutivos de refinerías señalaron que las ventas de combustible y asfalto cayeron 90% desde finales de enero por las restricciones en carreteras.

COMBUSTIBLES

El consumo de gasolina y diésel del país cayó casi dos tercios durante el feriado del Año Nuevo.

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta